“Lo que hace de Lampedusa un pueblo especial es la experiencia del dolor”

lasexta.com  |  Madrid  | Actualizado el 27/04/2015

La alcaldesa de Lampedusa, Giuseppina Nicolini, ha expresado en El Objetivo su rechazo a las políticas migratorias de la Unión Europea y los gobiernos nacionales: “Es una gran necedad creer que se puede construir un muro en el mar”. Nicolini ha descrito a los apenas 5.000 habitantes de su pequeña isla como “un pueblo especial”, marcado por “la experiencia del dolor”.

sor paolaSor Paola, de la orden de las Hermanas de los pobres de don Vicente Morinello, describe para El Objetivo cómo han vivido algunos pescadores en el mar la tragedia de los naufragios en Lampedusa, “Uno se siente más solo todavía cuando escucha en las noticias de los telediarios que ya están listos un millón de inmigrantes en Libia, preparados para afrontar la muerte en el mar, una muerte probable, pero mejor que una muerte segura en su país”, asegura.

Programa completo.

Europa se defiende de los nadies

eldiario.es, 25/04/2015– Portavoz de Izquierda Plural en el Parlamento Europeo

Sueñan los nadies con salir de pobres,decía Galeano. Los hijos de nadie, los dueños de nada. Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Y las balas vienen firmadas por la Unión Europea. Son las políticas de la UE las que han convertido el Mediterráneo en una gran fosa común. Las políticas en materia migratoria como el control de fronteras, las redadas racistas, las deportaciones, las vallas, la imposibilidad de entrar en Europa de manera legal, o la falta de corredores humanitarios para quien huye de Siria o Libia, son las que hacen que no les quede otra alternativa que elegir entre una muerte casi segura en el mar, o la seguridad de saberse condenados al hambre o a la explotación.

Pero hay una responsabilidad anterior, una responsabilidad en origen. Nuestros gobernantes, títeres de los poderes económicos, no son sólo responsables por impedir la entrada. Su responsabilidad máxima se sitúa en estar forzando la salida de millones de personas de sus pueblos y ciudades. Están promoviendo las condiciones que llevan a estas personas a no tener otra opción que la huida.

Las políticas económicas son responsables del genocidio al que estamos asistiendo. Las guerras que se han promovido en Oriente Medio por el control de recursos naturales, las multinacionales que arrasan esos recursos y esclavizan a los trabajadores y trabajadoras, la venta de armas a países en conflicto o el apoyo a dictadores criminales, son la contribución occidental a la pobreza y la desigualdad en muchos territorios de África. Es la cara más criminal del capitalismo.

Los nadies que no son aunque sean. Los ningunos, los ninguneados, se cuentan por miles en el mar. Pero Europa no se ha puesto de luto. Esta vez no ha habido manifestaciones con jefes de Estado a la cabeza en las principales ciudades de Europa. Sólo ha habido números, que en poco más de una semana se olvidarán. Hasta que lleguen los siguientes. Porque la pobreza los hace invisibles.

Y hemos vuelto a comprobar esta semana cómo el capital es inmune a las desgracias humanas y le ha robado la humanidad a quienes gobiernan en su nombre. La reunión de los jefes de Estado y Gobierno de la UE, en la que supuestamente se iban a adoptar medidas para evitar más muertes en el Mediterráneo, se ha saldado con un nuevo impulso a las políticas de control de fronteras y represión y criminalización de la inmigración.

Algunas de estas medidas se traducen en más fondos para la agencia Frontex, que no es una agencia de salvamento sino de defesa de las fronteras; en más colaboración con países como Egipto o Túnez para que actúen de carceleros y mantengan a los inmigrantes lejos del agua para que igualmente mueran de hambre o enfermedades, pero lejos de nuestros ojos; y en agilizar los vuelos de deportación de aquellos que sobrevivieron a naufragios en alta mar.

La de la UE no es política de rescate, es política de defensa. Europa se defiende de los nadies. Es una estrategia asesina, pero perfecta para los intereses de los poderosos. Han emprendido una guerra no declarada contra los migrantes, situándolos como el enemigo para intentar que no veamos que los verdugos son ellos. De todas nosotras, de todos nosotros, en cualquier parte del mundo.

Las Patronas: 20 años de entrega a los migrantes

El colectivo de mujeres que ayuda a los migrantes indocumentados que cruzan México rumbo a EE UU está de aniversario.

El 5 de febrero cumplieron 20 años de ardua labor humanitaria al servicio de los migrantes indocumentados que atraviesan territorio mexicano en su paso hacia Estados Unidos.
Su pueblo La Patrona, Amatlán (Veracruz, México) es parada obligatoria para el tren llamado ‘La Bestia’, que transporta en el lomo de sus vagones a miles de indocumentados que han sido arrojados a la indefensión migratoria, desde sus países de origen por gobiernos corruptos y sistemas en decadencia que los olvidan en las alcantarillas de las clases sociales y la imposibilidad del desarrollo.
Las Patronas es un grupo de mujeres que sale a las vías del tren y lanzan bolsas de comida y botellas de agua a los migrantes que van sobre “La Bestia.”  Son el ejemplo vivo de lo que es dar sin esperar nada a cambio. Con ellas se vive la acción. El actuar. El movilizar. Concientizar de la situación de la migración indocumentada es parte vital de su aporte a esta problemática mundial.
Conocidas en el mundo entero por tan íntegra entrega, Las Patronas están de aniversario, cabe mencionar que es la primera vez que lo celebran. Conversamos con Norma Romero, coordinadora de Las Patronas. Una charla que nada tuvo de entrevista periodística, más bien una plática entre una indocumentada que muy bien pudo ir sobre cualquier vagón de “La Bestia,” en su camino hacia Estados Unidos, y una mujer que en cualquier instante pudo tenderle la mano para ayudarla.

APDHA presenta su informe anual “Derechos Humanos en la Frontera Sur 2015”

APDH, 20 abril, 2015

informe-FS2015_webLa Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha presentado hoy en Sevilla su informe anual Derechos Humanos en la Frontera Sur. El informe de este año 2015 aborda cómo las políticas migratorias europeas han convertido el Mediterráneo en una enorme fosa común, las vulneraciones de DDHH que tienen lugar en las fronteras de Ceuta y Melilla, un análisis de los saltos a la valla de Melilla y la situación de los migrantes en Marruecos, entre otros temas.

Rafael Lara, coordinador del área de Solidaridad Internacional de la APDHA, ha comenzado la rueda de prensa haciendo referencia a las recientes tragedias en el Mediterráneo: 400 desaparecidos en un naufragio hace una semana y 700 desaparecidos en otro naufragio a 60 millas de las costas de Libia. Al menos 1.600 personas han perdido la vida en lo que va de año intentando llegar a Italia, casi 100 veces más que el año pasado en el mismo período. Un total de 13.000 personas han sido rescatadas en los últimos diez días.

Ante esta situación de verdadera emergencia humanitaria, la APDHA denuncia que son las políticas de fronteras de la Unión Europea las que están convirtiendo el Mediterráneo en una auténtica Fosa Común: “impedir que salgan, impedir que lleguen, y si llegan, deportarlos lo antes posible. Esta política de la UE está condenando a miles de personas migrantes a la muerte y al sufrimiento”, ha señalado Rafael Lara.

Noticia completa. Ver/Descargar Informe.

Manifiesto: Por el fin del Genocidio Migratorio en el Mediterráneo

CIE’s NO, 20/04/2015 

cie estatalLa Campaña Estatal por el Cierre de los CIE, junto con múltiples organizaciones de defensa de los derechos humanos, condenamos el Genocidio Migratorio que se está produciendo en el Mar Mediterráneo y denunciamos:

Que las personas que han perdido la vida tenían diversos motivos para emprender su viaje; entre éstos, huir de conflictos políticos, bélicos y de la propia pobreza. Lejos de ser fenómenos “naturales”, están directamente relacionados con la política exterior de la Unión Europea y sus intereses comerciales.
Que la Unión Europea define a estas personas como “inmigrantes ilegales” para no tener que aceptar las implicaciones de lo que realmente son: potenciales refugiados, niños y niñas, víctimas de diversos conflictos.
Que la mayoría de las personas que se han ahogado deberían haber estado amparadas por la legislación y los tratados de protección internacionales suscritos por los países de la Unión Europea. Ante la imposibilidad de cursar cualquier tipo de solicitud, se ven obligadas a arrojarse al mar para, una vez llegadas a Europa, tratar de conseguir este reconocimiento.
Que la UE ha renunciado a su orientación más humanitaria y respetuosa con los Derechos Humanos para darle, en cambio, una orientación bélica a todo lo que tiene que ver con las migraciones. La mayor responsable de este enfoque es la Agencia Frontex. La Agencia entiende el intento de acceso de las personas como un “riesgo” (literalmente) de violación de las Fronteras. Se dedican millones de euros a sufragar tecnología militar de vigilancia y, en cambio, no se destina ninguna medida al salvamento de personas. Recordamos que la Agencia Frontex ha pasado de tener un presupuesto anual de 5 millones de euros en su origen (2004) a más de 80 millones por año en 2015. El Estado Español destinó en el último lustro casi 290 millones de euros a sellar las fronteras españolas y menos de 10 millones a la acogida de refugiados, una de las ratios más desiguales de la Unión Europea. También ha pagado 50 millones de euros a Marruecos para que construya una nueva valla de concertinas. No faltan recursos, sino voluntad política.
Que la tecnología de Frontex es capaz de localizar las embarcaciones, pero resulta absolutamente incapaz de salvar a las personas. Por prioridades políticas, se invierte el dinero en el control de personas pero no en su salvamento.
Que el Ministro de Interior, Fernández Diaz, es responsable directo de legitimar estas muertes, pues considera que salvar vidas en el Mediterráneo puede generar un efecto llamada. Es decir, según el Ministro, hay personas que hoy tienen que morir para que un posible efecto (sin una relación causal clara) sea evitado. El verdadero efecto llamada no es Salvamento Marítimo. Más bien estamos ante un efecto directo de expulsión, consecuencia de las políticas Europeas en África. Afirmaciones como las del Ministro deberían tener consecuencias legales.
Que no es tolerable aceptar que “otra embarcación se ha hundido”: hay toda una cadena de responsabilidades que han de ser investigadas, esclarecidas y, en su caso, juzgadas. Se ha de evitar que vuelva a suceder, mejorando los protocolos de salvamento.
Que es inadmisible la hipocresía del Presidente del Gobierno cuando indica que “Ya no valen las palabras, hay que actuar” en relación a las muertes del Mediterráneo. Desgraciadamente, naufragios como éste suelen servir para lanzar medidas que dotan de más medios a Frontex sin cambiar un ápice su errática concepción de las migraciones (como una amenaza y un riesgo) y su lógica bélica. En otras ocasiones, se han dado respuestas de intervención directa en los países de origen: bien condicionando sus “ayudas al desarrollo” a la colaboración en la represión de las migraciones o bien con intervenciones diplomático-militares que generan aún más desplazados. Ambas opciones suponen precarizar aún más la experiencia migratoria y aumentar los naufragios en el Mediterráneo, el mar más mortífero del mundo.
Que es necesaria la inversión en un programa europeo de salvamento marítimo acorde a la envergadura del problema, paralela a una reducción de la financiación de programas, operaciones y tecnologías que militarizan la frontera.
Que se hace necesaria la realización de un programa de identificación y memoria de las víctimas, y de repatriación de los cuerpos a sus familias.
La tragedia como género literario hace referencia a cómo los personajes son enfrentados contra el destino de los dioses con resultados de muerte o infortunio. Lo que ha ocurrido el domingo en las aguas del mediterráneo, sin embargo, está lejos de poder considerarse como tal: no son tragedias inevitables, es una responsabilidad de la Unión Europea
Por el fin de las muertes en el Mediterráneo.
Por el fin del Genocidio Migratorio #GenocidioMigratorio 
19 de abril de 2015
Campaña Estatal por el Cierre de los CIE
Grupo de Trabajo Campaña Estatal por el Cierre de los CIE