“Las desaparecidas y las invisibles: repercusiones de la desaparición forzada de las mujeres”

ICTJ.Viernes 29 de mayo de 2015

ictj_-_global_desapariciones_genero_2015Las desapariciones forzadas afectan a cientos de miles de mujeres y hombres alrededor del mundo. Esta violación de los derechos humanos se hizo tristemente célebre en la década de los 60 como herramienta de los regímenes represivos en América Latina. La Comisión para el Esclarecimiento Histórico (CEH) de Guatemala registró 6.159 víctimas de desaparición forzada.1 Solo en Argentina, se estima que unas 30.000 personas fueron desaparecidas entre 1976 y 1983.2 Los primeros casos considerados bajo el derecho de petición individual ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas se centraron en denuncia de desaparición forzada en Uruguay durante los años 70. El primer caso de la Corte Interamericana de Derechos Humanos abordó la desaparición forzada en Honduras.

La práctica ha sido denunciada en más de 85 países.3 Se estima que en Sri Lanka ha habido más de 30.000 casos desde los años 80,4 con un número similar en Guatemala y Colombia durante el mismo periodo. Más recientemente, en 2003 y 2004, diversos informes designaron Nepal como el país con el mayor número de nuevos casos de desaparición.5 Sucesivos regímenes de al-Asad en Siria han usado la desaparición como herramienta del miedo desde los años 70.6. En Sudáfrica,cientos de activistas desaparecieron tras ser detenidos por las fuerzas de seguridad del apartheid.

Uno de los principales objetivos de una desaparición forzada es eliminar a los adversariospolíticos. Esta violación rara vez deja atrás sobrevivientes, testigos o pruebas materiales, lo que permite a los autores ocultarse tras un velo de secretismo y evitar las medidas legales, las protestas y la presión internacional que pueden suscitar otras violaciones más “visibles”. La práctica sistemática de la desaparición forzada es también una devastadora herramienta del miedo, la represión y la intimidación. Crea un clima de terror en el que los familiares, amigos y otros activistas temen hablar.

Informe completo

La FIDH ve inadecuado el plan de la CE contra el tráfico de inmigrantes

Um total de 3.427 migrantes foi salvo neste sábado (2) por navios ...París, 28 may (EFE).- La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) criticó hoy el plan de acción de la Comisión Europea (CE) para luchar contra el tráfico de inmigrantes e insistió en la obligación de socorrer a las personas en peligro.

El plan presentado ayer en Bruselas por la CE incluye medidas como el establecimiento de una lista de embarcaciones sospechosas que serán controladas y el refuerzo de la respuesta policial y judicial ante estas actividades.

La portavoz de la FIDH Katherine Booth consideró hoy que la iniciativa no tiene en cuenta “los daños colaterales” que pueden poner en peligro vidas humanas y recordó que 2014 fue un año “funesto” en el mar Mediterráneo.

Más de 3.400 personas perdieron la vida en aguas del Mediterráneo en 2014 mientras intentaban llegar a Europa, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y todo apunta a que las cifras en 2015 seguirán siendo alarmantes, con más de 1.700 víctimas hasta el pasado abril.

Noticia completa.

Frontex: “Más del 80% de la inmigración que llega a Europa es potencial beneficiaria de asilo”

  • El director adjunto de la agencia europea de Fronteras (Frontex) indica que la inmensa mayoría de los que llegan a Europa son potenciales solicitantes de asilo
  • El ministro de Auntos Exteriores afirmó en una entrevista que las personas que huyen por el Mediterráneo son “fundamentalmente inmigrantes por razones económicas”, no refugiados
  • El responsable de Frontex ha afirmado que “si alguien ha creído que el control fronterizo es la solución para la inmigración irregular está absolutamente equivocado”

Varias personas rescatadas en el estrecho de Sicilia desembarcan de la nave Fiorillo de los guardacostas a su llegada al puerto de Catania, en la isla de Sicilia, Italia. / EFE. El director adjunto de la agencia europea para el control de la frontera exterior (FRONTEX), Gil Arias, ha afirmado este jueves que “hoy más del 80% de la inmigración que llega a Europa es potencial beneficiaria de protección internacional”. En un coloquio organizado por la Fundación Ciudadanía y Valores de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) Arias ha indicado también que la solución a la muerte de cientos de personas en el Mediterráneo no está en la vigilancia fronteriza, competencia de su organización.

Arias se expresaba así en la conferencia de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) en la que ha compartido con el que fuera director de la Oficina de Ciudadanía estadounidense bajo presidencia de George W.Bush, Alfonso Aguilar, un análisis comparado de los retos de la inmigración tanto para la UE como para EEUU.

En la comparación de los flujos que reciben las dos zonas, Gil Arias ha incidido en la necesidad de trabajar con los países de origen y de tránsito para erradicar el motivo del éxodo. Arias ha recordado que, a diferencia de países como Estados Unidos, donde la inmigración es generalmente laboral, el Europa la inmensa mayoría de las personas son potenciales receptores de asilo.

“Utilizamos el término inmigración a lo mejor, por simplificar, pero quizá deberíamos decir refugiados”, ha comentado, para después apuntar que estudiar la posibilidad de abrir “canales legales de acceso a Europa quizás ayudaría” ya que “no es la panacea” pero a su juicio, “sin duda contribuiría a paliar la situación”.

Relacionadas:

Las nuevas líneas Maginot

La proliferación de nuevos muros en el mundo son para impedir entrar, ahora a terroristas, refugiados e inmigrantes irregulares. Mientras que los de la Guerra Fría eran para no dejar salir. Europa debe ir a la raíz de los problemas, no limitarse a contenerlos.

Están proliferando en el mundo nuevas Líneas Maginot (la que Francia construyó para defenderse inútilmente de una nueva invasión alemana tras la Primera Guerra Mundial), esta vez para impedir la entrada de terroristas, refugiados e inmigrantes ilegales. Desde que hablara yo casi diez años atrás de “los muros de la globalización” –estos se construyen para no dejar entrar, mientras que los de la Guerra Fría eran para no dejar salir–, este fenómeno se ha multiplicado. No es que sea nuevo pues los ejemplos en la historia abundan, desde la Gran Muralla china al Muro de Adriano, aunque aquellos eran para evitar invasiones. Pero en nuestros tiempos, al de Israel para separarse de los palestinos, a los de Ceuta y de Melilla, al de EE UU frente a México (que también tiene una dimensión antidroga), han comenzado a sumarse muchos otros.

Unos son para frenar la inmigración ilegal que entra en la Unión Europea vía Turquía y vía Grecia u otros países de la zona. Bulgaria, el país más pobre de la UE, que desmanteló el muro que impedía a los otros salir cuando estaba bajo la bota soviética, está reconstruyendo una valla bien protegida a lo largo de su frontera con Turquía para evitar una avalancha de refugiados o emigrantes provenientes de Oriente Medio y del Norte de África. En 16 meses, ya ha construido 32 kilómetros, además de reforzar la vigilancia con más agentes y más tecnología, bajo la mirada y la financiación aprobatoria de la Unión Europea, que ve cómo crece el número de los que buscan un refugio (más de 200.000 el año pasado). Pero si llegan a Bulgaria –que no forma parte del espacio europeo en teoría sin fronteras de Schengen– es porque, con otro muro, ese entre Turquía y Grecia, se les cerró otro paso. Ahora, al ver cerrado esa otra vía, optan más por intentar pasar a través del Mediterráneo.

Artículo completo.

Salas de inadmitidos de Barajas: viajeros retenidos durante días sin sus enseres personales

 

  • A la sala de rechazados van a parar los viajeros a los que no se les permite la entrada en territorio nacional
  • A esta sala no acceden las entidades que defienden los derechos humanos, la asistencia social corre a cargo de AENA
  • “Estamos como presos. No nos dejan tener los teléfonos móviles, nada. Es un abuso”, dice Judith a eldiario.es desde el único teléfono de una de las salas

Despacho de la sala de inadmitidos para las entrevistas a los viajeros / DEFENSOR DEL PUEBLO“El que entra aquí ya no sale”, relata una de las mujeres que coge el teléfono de la sala de inadmitidos de la Terminal 1 del aeropuerto de Barajas y que rechaza dar su nombre. Le pasa el auricular a Judith (nombre ficticio), una joven venezolana que lleva 48 horas en esa estancia, a la espera de subirse al avión con el que pondrá fin de una forma precipitada a las vacaciones que le han durado tres escasos días.

Ella voló sola a Madrid. La capital era solo una parada en su itinerario con destino a Gibraltar. Con este viaje lo que buscaba era reencontrarse con su familia, a la que hacía tres años que no veía. Pero al final no ha sido posible. Un problema con la documentación que le solicitaban para entrar en España no le ha permitido cruzar el control fronterizo. “Por lo visto, la invitación de mi familia no es válida. Ellos tienen el domicilio en Gibraltar, y me han dicho que necesitaba una invitación española”, explica Judith, desanimada al pensar en sus tíos que la esperaban en el aeropuerto, a pocos metros de donde se encontraba, y a quienes no ha podido abrazar. Corrobora lo que ha dicho su compañera de sala, “una vez que entras aquí, solo queda esperar el vuelo de vuelta a casa”.

Después de ser apartada en el control, los agentes le hicieron una entrevista para conocer por qué quería venir a Madrid y le comunicaron que tenía que esperar tres días en la sala de inadmitidos hasta ser expulsada. “Estamos como presos. No nos dejan tener los teléfonos móviles, nada. Esto es un abuso, te tratan como si no tuvieses derechos. Te quitan todo, no puedes salir a respirar aire fresco, estás como en prisión”, denuncia a través del único teléfono que hay en esa estancia de la T1.

Noticia completa.