Informe Final de la Misión Internacional de Verificación sobre la situación de DDHH de migrantes en Honduras y su derecho a la protección internacional

Compartir

La violencia es una de las grandes causas que opera en Honduras como factor de expulsión. Actualmente, Honduras es el país que tiene la tasa de homicidios más alta del mundo, por lo que existe una situación de violencia generalizada que fuerza la salida del país de decenas de miles de personas. La violencia es causada principalmente por las maras o pandillas y también por el crimen organizado. Una de las consecuencias más alarmantes es la existencia de desplazamiento interno, problema que ha sido reconocido por gobierno de Honduras.

Para abordar la situación el Estado de Honduras ha puesto en marcha algunas leyes y mecanismos institucionales que crean el marco legal migratorio en el país, pero que no constituyen en sí mismos una política pública y además, presentan algunas carencias.

En la ruta migratoria los migrantes son sometidos persistentemente a robos, al cobro de cuotas para movilizarse en el tren conocido como “La Bestia”. También sufren asaltos, secuestros, extorsiones, agresiones físicas y son víctimas de trata, tráfico de personas, así como de asesinatos, masacres y desapariciones forzadas. En el caso de las mujeres, también se dan violaciones y agresiones sexuales. También sufren mutilaciones y lesiones medulares, cuando son arrojados del tren por delincuentes comunes o el crimen organizado.

El derecho a la protección internacional tiene una connotación más allá de la mera condición de asilo o refugio y sujetos de protección internacional son todos aquellos que están en situación de desplazamiento forzado y en la condición de movilidad, no sólo aquellos a los que se les reconoce formalmente el refugio. En cualquier caso, los mecanismos de asilo en los países de tránsito y destino no garantizan el derecho a la protección internacional, ni responden a la actual situación de desplazamiento forzado por violencia de las y los hondureños. Se ha detectado una política de desincentivo de la solicitud de la condición de refugiado. El caso más claro de ello es México, donde se está observando un patrón de obstaculización y arbitrariedad a la hora de ejecutar los mecanismos de protección internacional. También existen graves carencias y falencias en la protección consular que brinda el Estado hondureño a sus connacionales en la ruta migratoria.

Consulte más información sobre la Misión en el siguiente vínculo: Misión Internacional de Verificación sobre la situación de derechos humanos de la población migrante hondureña, sus defensores y su derechos a la protección internacional, y en la página de facebook de la Misión

Presentación pública del Informe 

Lea aquí el informe completo en español

Lea aquí el informe completo en inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *