Travesías para pensar y actuar. Experiencias de autocuidado de defensoras de Derechos Humanos en Mesoamérica.

Compartir

page_1_thumb_largeEn 2009 diversas organizaciones (JASS, Consorcio Oaxaca, AWID y UDEFEGUA) convocamos a la Primera Reunión  Mesoamericana de Defensoras, celebrada en abril de 2010 en Oaxaca, México. En ella participaron 55 defensoras de  diversos movimientos y organizaciones sociales con trabajo local, regional e internacional. A partir de los resultados logrados, definimos crear la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras (IMDefensoras).

[—]

Este documento, recoge los trabajos realizados a nivel regional en el tema, la memoria de los debates y las más significativas experiencias colectivas de autocuidado que se han ido generando en la IM-Defensoras y las Redes Nacionales de defensoras en Guatemala, Honduras, El Salvador y México. Todas ellas diversas y en distintos procesos de conceptualización y desarrollo, pero encaminadas sobre la base de la importancia del autocuidado como parte de la protección integral  y la permanencia de los movimientos sociales.

El proceso para la apropiación del autocuidado como parte de la protección integral no ha sido fácil, hemos tenido resistencias y cuestionamientos personales y colectivos, pero sin duda, es clara la necesidad de vivirnos en equilibrio, de prevenir el daño y sanar las heridas derivadas de la sociedad patriarcal en la que vivimos y de los impactos que el contexto de violencia de nuestros países nos genera como mujeres y defensoras. Necesitamos hacer un alto y hablarnos a nosotras y entre nosotras, cuidarnos, alentarnos y ponernos límites para poder seguir transformando nuestras realidades en un contexto cada vez más difícil sin poner en riesgo nuestra vida e integridad.

Con este documento queremos compartir nuestro caminar, nuestra palabra, que sabemos, se nutrirá de los comentarios y reflexiones de otras compañeras que como nosotras, están en la búsqueda de una forma más plena, integral y satisfactoria de ser y vivirse defensoras.

Ver/Descargar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *