Migración femenina en Mesoamérica: mujeres haciendo camino.

La migración femenina ha sido una constante en los flujos migratorios de las últimas décadas, pero la ausencia de una perspectiva de género en las investigaciones sobre este fenómeno ha invisibilizado las motivaciones y las experiencias diferenciadas de las mujeres migrantes respecto a los varones. La introducción de la categoría de género como elemento de análisis revela cómo este factor está presente a lo largo del proceso migratorio en todos los niveles y la existencia de mujeres inmigrantes que emprenden de forma autónoma estos procesos, más allá del rol de acompañante.

La mitad de las personas que emigran hacia Estados Unidos son mujeres. En términos relativos, se trata de una cifra prácticamente constante en las últimas décadas pero invisibilizada en un imaginario que asocia la migración a un fenómeno mayoritariamente masculino. El enfoque de género permite evidenciar la modificación de roles y la existencia de perfiles de mujeres migrantes que emprenden de forma autónoma proyectos migratorios, a diferencia del estereotipo de esposa que realiza el trayecto motivada por una reagrupación familiar.

Hablar de la actual feminización de la migración implica abordar la feminización de la pobreza y las condiciones estructurales de violencia de la que miles de personas tratan de huir cada año, especialmente en países como Guatemala, El Salvador y Honduras, donde se unen las altas tasas de criminalidad con la ausencia de oportunidades en el empleo, la educación o la salud. La visibilización de las mujeres como parte activa del fenómeno migratorio permite identificar violencias estructurales que afectan de manera diferenciada en función del género. Aunque hombres y mujeres pueden compartir motivaciones para migrar, como el aspecto económico, la seguridad o desastres naturales, en ellas también se da como factor condicionante la huida de situaciones de violencia, por el hecho de ser mujeres, más aún si se trata de mujeres transexuales. En otras ocasiones, aquellas que deciden emprender un proceso migratorio de forma autónoma han debido asumir el papel proveedor de la familia en solitario, ante la ausencia de un compañero con el que puedan compartir responsabilidades.

Artículo completo.

¿Hogar dulce hogar? El papel de Honduras, Guatemala y El Salvador en la creciente crisis de refugiados.

201486516-spa-j2012_sep16-home-sweet-homeLos gobiernos de Centroamérica alimentan una crisis de refugiados cada vez más intensa al no abordar la violencia desenfrenada y los altísimos índices de homicidio de El Salvador, Guatemala y Honduras, que obligan a cientos de miles de personas a huir. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional en un nuevo informe publicado hoy.

¿Hogar dulce hogar? El papel de Honduras, Guatemala y El Salvador en la creciente crisis de refugiados muestra la forma en que los tres países eluden proteger a la gente frente a la violencia. También los responsabiliza por no establecer un plan integral de protección para las personas deportadas a las que países como México y Estados Unidos obligan a regresar a situaciones que amenazan su vida.

“Aunque países como México y Estados Unidos están eludiendo por completo su responsabilidad de proteger a las personas refugiadas y solicitantes de asilo procedentes de Centroamérica, ya es hora de que las autoridades de El Salvador, Guatemala y Honduras reconozcan su papel en la crisis y tomen medidas para abordar los problemas que obligan a estas personas a abandonar sus hogares.”

Informe completo.

Guerras de frontera

tni, 04 Julio 2016

border-wars-exec-summ-spanish_0-2

La crisis de refugiados a la que se enfrenta Europa ha causado consternación en los pasillos del poder y ha calentado el debate en las calles. Ha puesto de manifiesto una fractura de todo el proyecto europeo, ya que los Gobiernos no han logrado ponerse de acuerdo ni tan siquiera con el reparto de unos pocos refugiados. En cambio, no han parado de culparse los unos a los otros. Los partidos de extrema derecha han aumentado su popularidad entre las comunidades afectadas por el impacto de la austeridad, culpando de la recesión económica a un chivo expiatorio muy oportuno en vez del poderoso sector bancario. Y los que más están sufriendo son los refugiados, que están huyendo de una terrible situación de violencia y adversidad para terminar atrapados entre fronteras o entre países, y empujados a optar por rutas aún más peligrosas para llegar a zonas seguras.

Sin embargo, hay un grupo de intereses que solo se ha beneficiado de la crisis de los refugiados y, en particular, de la inversión que ha desembolsado la Unión Europea para ‘asegurar’ sus fronteras. Se trata de las compañías de defensa y seguridad que proporcionan el equipo a los guardias fronterizos, la tecnología de vigilancia para monitorizar las fronteras y la infraestructura tecnológica para realizar el seguimiento de los movimientos de población.

Este informe arroja luz sobre esos actores que se están aprovechando de la seguridad fronteriza, analizando quiénes son y qué servicios prestan, cómo influyen en las políticas europeas y se benefician de ellas, y qué fondos reciben de los contribuyentes. El informe muestra que, lejos de ser beneficiarias pasivas de la generosidad europea, estas empresas están fomentando activamente una creciente ‘segurización’ de las fronteras europeas y están dispuestas a proporcionar tecnologías cada vez más severas para ello.

Lo más perverso de todo es que también demuestra que algunos de los beneficiarios de los contratos de seguridad en las fronteras son algunos de los mayores vendedores de armas a la región de Oriente Medio y el Norte de África, alimentando el conflicto que es la causa de muchos de los refugiados. En otras palabras: las compañías que están creando la crisis después se benefician de ella…

Resumen ejecutivo.

Informe completo.

13 historias para entender la huida de los refugiados en cuatro continentes

Sus vidas podrían medirse en kilómetros. A cada uno de ellos le acompaña en los talones el peso de un viaje, una huida. Por motivos diferentes, en países de salida y destino diferentes, con finales diferentes. Todos son refugiados.

Amina escapó a Líbano para no separarse demasiado de su Siria natal. Louis inició un larguísimo viaje a España al ver que en Camerún, su país, quemaron vivo a su novio delante de sus propios ojos, y que él podía ser el siguiente. Juan María lleva siete años pendiente de que el Gobierno español le dé una respuesta a si le concede o no el asilo, mientras que a Ana María y Natalia, madre e hija, ya se lo han denegado. No contemplan que la violencia de las maras sea una amenaza suficiente como para salir del país, pese a que la joven de 14 años asegure haber visto a compañeros de su escuela “degollados y tirados al río”.

¿Cómo se huye cuando hay riesgo de muerte? ¿Por qué rutas? ¿Quién pide asilo y a quién se le concede? ¿Hay ayudas para quienes llegan a su destino? Con motivo del Día Mundial de los Refugiados, el 20 de junio, os acercamos una recopilación de trece historias con perfiles muy distintos pero un aspecto en común: todos han iniciado un camino huyendo de las amenazas, la violencia o las guerras de sus países. Buscan refugio en el otro lado de la frontera.

Reportaje completo.

Infancias Invisibles. Menores extranjeros no acompañados, víctimas de trata y refugiados en España

Save the children, 09 Junio 2016

La migración es positiva, es enriquecedora para las sociedades y para los individuos. La historia de las naciones se ha forjado al calor de migrantes que han traído nuevas ideas y energías, crecimiento económico y enriquecimiento cultural.

El número de niños y niñas que hoy en día se mueven cruzando fronteras aumenta. El incremento de las desigualdades y los conflictos o el impacto del calentamiento global contribuyen a que más menores de edad abandonen sus comunidades con la esperanza de una vida mejor, mejores empleos, educación y servicios básicos; o bien escapando de la pobreza, el abuso o la violencia. Además, son niños cada vez más jóvenes: del 2000 al 2015, los migrantes menores de 4 años aumentaron en un 41%.Los flujos migratorios se han vuelto más complicados; se mezclan personas que escapan de conflictos o de violaciones de derechos, con las que huyen de la pobreza y buscan mejorar sus condiciones de vida; se diluye, por tanto, la distinción entre personas refugiadas, migrantes y otros grupos especialmente vulnerables, como pueden ser las víctimas de trata.

Ver informe.