El enfoque de género en la economía social y solidaria: aportes de la economía feminista.

Economistas sin Fronteras, Dossier 25 Primavera 2017
La Economía Social y Solidaria, en sus múltiples concepciones, desde las experiencias europeístas a las diversas corrientes autónomas de América Latina, se caracteriza por incorporar una serie de elementos (solidaridad, redistribución, sostenibilidad) que cuestionan el sistema económico imperante, el cual, amparado en la Ley del Mercado total ha dotado a su agente prototípico, el Homo Economicus, con valores asociados a lo masculino: competitivo, egoísta y autosuficiente.
Por su parte, la Economía Feminista ha adoptado una visión muy crítica de los supuestos y cuestionamientos de la escuela neoclásica, ya que tienen un fuerte sesgo de género, aunque se presentan como imparciales y de aplicación universal. Esta corriente recalca la importancia de los hogares como productores de bienes y servicios esenciales (trabajos domésticos y de cuidados) para la calidad de vida de las personas y que han sido sistemáticamente olvidados e ignorados en los análisis económicos.
Por todo ello, en la construcción de iniciativas de desarrollo (local) bajo los parámetros de un sistema alternativo social y solidario, la inclusión de la perspectiva de género es fundamental, analizando para ello el papel de la mujer en la sociedad y en el territorio, reconociendo las diferencias de roles y la situación desigualitaria desde la que parten en cualquierámbito de análisis (económico, social, cultural y ambiental)

Agresiones contra defensoras de derechos humanos en Mexico. Diagnóstico nacional.

Red Nacional de Defensoras de DDHH en México (RNDDHM), marzo 2017

Ante la ausencia de estadística oficial sobre las agresiones que vivimos las mujeres defensoras de derechos humanos y periodistas en México como consecuencia de nuestra labor, la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHM), conjuntamente con la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos (IM-Defensoras), documentamos estas violencias.

[…]

El objetivo primordial de Agresiones contra defensoras de derechos humanos en México. Diagnóstico Nacional es presentar los datos que derivan de nuestra labor de documentación para el periodo 2012-2014, así como los hallazgos que resultan del cruce de éstos. Si bien, contamos con información más actual, aún se encuentran en proceso de verificación, por lo que próximamente será difundida.

Las agresiones más recurrentes contra defensoras

Aunque la intimidación y el hostigamientos psicológicos, seguidos de calumnias, señalamientos y campañas de desprestigio, destacan entre las agresiones más recurrentes contra las defensoras, los asesinatos son una constante. Nuestro registro revela que, de 2010 a la fecha, 41 defensoras de derechos humanos fueron ejecutadas, crímenes que permanecen en la impunidad.

Las defensoras más agredidas

Respecto de las defensoras más agredidas, identificamos que se trata de quienes defienden el derecho de las mujeres a una vida libre de violencias; los derechos de información y libertad de expresión; y las defensoras de la tierra, el territorio y los recursos naturales.

Ver/Descargar.

Marta, la de la Lopez. Así aprendí, así desaprendí.

El libro “Marta, la de la Lopez. Así aprendí, así desaprendí”, escrito por Virginia Marta Velázquez y Melissa Cardoza y editado por la Red Nacional de Defensoras, narra la historia de lucha de una mujer, Marta Velàzquez, feminista y defensora de derechos humanos, con el objetivo de, en palabras de la propia Marta: “escucharnos, recuperar nuestra palabra, reconocernos y reconocer en otras el fantástico poder de transformar el mundo”. Y recuperar las palabras, nos dice Yéssica Trinidad, coordinadora de la Red Nacional de Defensoras, en el prólogo: “pasa por contar lo que muchas mujeres defensoras hacen en sus territorios, no solo en los momentos de las alertas y crisis, sino contar la historia desde la mirada de las mujeres, nombrar a esas que han caminado antes y junto a nosotras y que lo siguen haciendo”.

Ver/Descargar.

Migración femenina en Mesoamérica: mujeres haciendo camino.

La migración femenina ha sido una constante en los flujos migratorios de las últimas décadas, pero la ausencia de una perspectiva de género en las investigaciones sobre este fenómeno ha invisibilizado las motivaciones y las experiencias diferenciadas de las mujeres migrantes respecto a los varones. La introducción de la categoría de género como elemento de análisis revela cómo este factor está presente a lo largo del proceso migratorio en todos los niveles y la existencia de mujeres inmigrantes que emprenden de forma autónoma estos procesos, más allá del rol de acompañante.

La mitad de las personas que emigran hacia Estados Unidos son mujeres. En términos relativos, se trata de una cifra prácticamente constante en las últimas décadas pero invisibilizada en un imaginario que asocia la migración a un fenómeno mayoritariamente masculino. El enfoque de género permite evidenciar la modificación de roles y la existencia de perfiles de mujeres migrantes que emprenden de forma autónoma proyectos migratorios, a diferencia del estereotipo de esposa que realiza el trayecto motivada por una reagrupación familiar.

Hablar de la actual feminización de la migración implica abordar la feminización de la pobreza y las condiciones estructurales de violencia de la que miles de personas tratan de huir cada año, especialmente en países como Guatemala, El Salvador y Honduras, donde se unen las altas tasas de criminalidad con la ausencia de oportunidades en el empleo, la educación o la salud. La visibilización de las mujeres como parte activa del fenómeno migratorio permite identificar violencias estructurales que afectan de manera diferenciada en función del género. Aunque hombres y mujeres pueden compartir motivaciones para migrar, como el aspecto económico, la seguridad o desastres naturales, en ellas también se da como factor condicionante la huida de situaciones de violencia, por el hecho de ser mujeres, más aún si se trata de mujeres transexuales. En otras ocasiones, aquellas que deciden emprender un proceso migratorio de forma autónoma han debido asumir el papel proveedor de la familia en solitario, ante la ausencia de un compañero con el que puedan compartir responsabilidades.

Artículo completo.