Informe CIE 2014 y expulsiones exprés

CJ. El 29 de abril se presenta el informe sobre los CIES del SJM-E

[Jesuïtes Catalunya] El Servicio Jesuita a Migrantes – España (SJM-E) ha hecho público su informe 2014 sobre la situación en los Centros de Internamiento de Extranjeros. El documento presenta los datos e información que han podido recoger las entidades del SJM que visitan regularmente a personas internadas en los CIE de Madrid, Barcelona y Valencia. En el caso del CIE de Zona Franca de Barcelona, las visitas han sido realizadas por Migra Studium, entidad que forma parte del Servicio Jesuita a Migrantes.

El informe 2014 señala dos cuestiones principales. Por un lado, denuncia la falta de implementación del reglamento de los CIE, aprobado en marzo de 2014, y las vulneraciones de derechos que sufren las personas internas. En segundo lugar, la preocupación por las llamadas expulsiones exprés, que se realizan en menos de 72 horas después de la detención, y que limitan severamente las garantías procesales de los expulsados.

 

CIE: Abuso del internamiento y ausencia de aplicación del reglamento

En marzo de 2014 se aprobó el Real Decreto 162/2014 que regula de forma completa el funcionamiento de los CIE. Este reglamento surgió de la necesidad de dotar de un marco normativo las condiciones en que las personas son privadas de libertad en los CIE. Había sido largamente demandado, para evitar la arbitrariedad y las violaciones de derechos. Un año después de su aprobación, el resultado es que no se ha avanzado en su implementación ni en la mejora de las condiciones en los CIE. El reglamento mantiene un modelo policial en detrimento de las condiciones de vida de las personas. Y aunque establece algunos cambios que podrían dignificar las condiciones de internamiento, éstos no se han llevado a cabo o son inapreciables y las vulneraciones de derechos se siguen produciendo.

Durante el año 2014, el grupo de visitas de la ONG Pueblos Unidos ha realizado 1.037 visitas a 260 personas en el CIE de Aluche (Madrid). Y el grupo de Migra Studium ha realizado 324 visitas a 108 personas en el CIE de Zona Franca (Barcelona). Durante las visitas, se apoya a los internos con asesoría jurídica, se facilita contacto con familiares y asistentes sociales, o se realizan gestiones de envío de documentación a los abogados, entre otros. A través de las visitas y el contacto con las personas internas, las entidades han podido constatar que en los CIE hay personas con un fuerte arraigo residiendo en España desde hace muchos años. Se han encontrado con casos de jóvenes que llegaron siendo niños, que han sido documentados y posteriormente no han podido regularizar su situación. También hay menores que fueron tutelados por el Estado. Y muchos de ellos no tienen vínculos con su país de origen.

Es especialmente preocupante la presencia en los CIE de personas vulnerables. Los voluntarios han encontrado personas con enfermedades mentales o físicas, víctimas de violencia sexual, personas con hijos menores a cargo, internos de edad avanzada, sospechas de menores e, incluso, el caso de una mujer embarazada. Durante el año 2014 se aprobó la Circular 6/2014 de la Dirección General de la Policía sobre criterios que deben ser valorados por el policía instructor de la expulsión a la hora de proponer el internamiento en el CIE. Hace referencia a la atención a circunstancias personales como la edad o el estado de salud, pero a pesar de ello, siguen llegando los CIE personas en situación de especial vulnerabilidad.

Las entidades siguen alertando de las graves carencias en las instalaciones de los centros, que en algunos casos no cuentan con las condiciones de higiene y habitabilidad necesarias, así como las carencias en la asistencia médica y sanitaria. Los CIE no tienen asistencia médica permanente, ni una enfermería, por lo que los enfermos deben compartir habitación con el resto de los internos.

La situación de internamiento en el CIE se ve agravada por las dificultades que tienen los internos para obtener información sobre su situación jurídica y su expediente. Suelen, además, tener dificultades para acceder a los datos de su abogado y contactar, especialmente los internos que han sido trasladados desde otras ciudades. Además, se siguen recogiendo testimonios que denuncian malos tratos y lesiones

Expulsiones exprés

El informe 2014 de SJM-E señala, de forma preocupante, el aumento de las llamadas expulsiones exprés, aquellas que se realizan desde las comisarías, en menos de 72 horas desde la detención y relacionadas a menudo con los macro vuelos de deportación. Estas expulsiones ya superan en número a las que se hacen desde los CIE y suponen más de la mitad de las expulsiones que se realizan. Durante el año 2013 fueron expulsadas 4.726 personas procedentes de CIE y 6.462 procedentes de comisarías.

Si bien esto reduce el internamiento, limita o incluso elimina severamente las garantías procesales de los expulsados, incluso en el caso de personas que no deberían ser expulsadas por sus circunstancias personales, familiares, sociales o legales. No hay asistencia letrada durante la detención, lo que genera una evidente indefensión. Este tipo de expulsiones se están utilizando de forma generalizada y es muy difícil obtener información sobre las condiciones en que se ejecutan dada la ausencia de información pública, su celeridad y las dificultades de control judicial de las mismas.

Ver/Descargar Informe.

¿Cuál es el delito? Informe de la Campaña por el cierre de los centros de internamiento: el caso de Zapadores.

ZapadoresLos centros de internamiento para extranjeros (CIE) son instalaciones donde el Estado español encierra a personas a la espera de ser expulsadas por carecer de permiso de residencia aunque no hayan cometido ningún delito. La falta administrativa en la que han incurrido -en contra de su voluntad- es equivalente al impago de una multa de tráfico. A nacionales se les sanciona con un recargo, a inmigrantes se les priva de libertad y de muchos otros derechos fundamentales; los principales, los derechos a la dignidad y a la integridad física. El pasado año, un total de 26 personas recluidas en el CIE de Zapadores (Valencia) manifestaron a integrantes de la Campaña por el Cierre de los CIE haber sufrido violencia por parte de algunos policías.
[…]
La reclusión en un CIE es un eslabón de la cadena de acciones represivas que los Estados desarrollados aplican contra la población migrante que no resulta útil al mercado de trabajo: blindaje de las fronteras propias y de terceros países empobrecidos a cambio de “cooperación al desarrollo”; ausencia de derechos para quienes no disponen de permiso de trabajo o residencia; detenciones masivas en función de criterios racistas; encierro en los CIE y expulsiones al país de origen o a cualquiera que los acepte sin importar lo que dejan ni lo que les aguarda. La legislación vigente ampara el internamiento de personas indocumentadas, pero a la luz del Derecho Internacional de los Derechos Humanos es una práctica ilegal por ser discriminatoria y desproporcionada. De hecho, organismos internacionales como la ONU y el Comisionado de Derechos Humanos del Consejo de Europa han rechazado que se vulnere el derecho a la libertad de las personas en función de su situación de inmigración o de no nacional. Incluso instituciones españolas, como el Defensor del Pueblo y la Fiscalía del Estado, han criticado el funcionamiento de los CIE. El Gobierno anunció a mediados del pasado año que no se detendría a los extranjeros indocumentados que puedan acreditar su identidad y un domicilio, y que sólo   ingresarían en los CIE las personas con antecedentes penales o policiales. Sin embargo, en la Campaña hemos seguido conociendo y denunciando casos de personas capturadas en plena calle por sus rasgos físicos, recluidas en Zapadores y deportadas sin que tuvieran ninguna causa pendiente con la justicia, truncando sus  proyectos de vida en nuestro país, dejando a sus familias, amigos, trabajos…