El asilo y el refugio: una condición negada de nuestro tiempo líquido.

las2orillas |Hugo Paternina Espinosa Junio 29, 2017.

En el año 2000, la Asamblea General de Naciones Unidas tomó la decisión de conmemorar el 20 de junio como Día Internacional de los Refugiados, esto con el objeto de rendir tributo a las cinco décadas de existencia de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951. De este modo nació la visibilización institucional de este drama que viven millones de personas en el mundo, las cuales han tenido que abandonar sus hogares por razones de persecución racial, religiosa, pertenencia a un grupo social determinado o convicciones políticas.

A estos factores de persecución históricamente concebidos, hay que agregar que desde hace poco tiempo Naciones Unidas viene insistiendo para que se brinde protección internacional a quienes huyen de otras formas de persecución, entre las cuales se incluyen: orientación sexual, violencia machista, mutilación genital y albinismo. Y ello para no hablar que desde hace un tiempo relativamente importante ha cobrado fuerza el refugio y el desplazamiento por razones ambientales.

Estas persecuciones han dado como resultado que al menos 65.6 millones de personas hayan tenido que abandonar su residencia habitual (ACNUR, 2016). En efecto, unas lo han hecho en calidad de refugiados/as, es decir, que se han visto obligadas a cruzar una frontera internacional, y otras en condiciones de desplazadas internas, lo que equivale a cambiar de lugar de residencia pero no de país.  […]

Artículo completo.

El impacto humanitario de las nuevas dinámicas del conflicto armado y la violencia en diversas regiones de Colombia

Escrito por Francisco Rey Marcos

190816_informe_ieacah_final_0Este reporte fue comisionado por la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA Colombia), y elaborado por el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) de España, con apoyo del Centro Noruego para la Construcción de la Paz (NOREF).

Las dinámicas del conflicto armado y de otras formas de violencia están cambiando en algunas zonas de Colombia. Los actores armados están adaptándose y anticipándose a la nueva situación que podría surgir tras un acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP. Estas dinámicas siguen causando consecuencias humanitarias y son un desafío en términos de protección de civiles.

El informe analiza esta reconfiguración del accionar de los grupos armados ilegales, profundizando en su posible evolución en un escenario post-acuerdo y en sus consecuencias humanitarias y sociales, basándose en datos cuantitativos de fuentes oficiales, como la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV); de las Naciones Unidas -en particular, de OCHA y de la Unidad de Manejo y Análisis de Información (UMAIC)-, de organizaciones de la sociedad civil y otros socios, así como en trabajos de diversos centros de pensamiento colombianos. También se basa en las sugerencias, observaciones y análisis recogidos a través de más de 50 entrevistas y grupos focales llevadas a cabo durante los meses de abril y mayo de 2016 con personas de diversas comunidades, así como instituciones públicas y privadas, nacionales e internacionales, en Bogotá y en los departamentos de Norte de Santander, Chocó, Antioquia y Putumayo.

La investigación destaca que “los Grupos Armados Post Desmovilización (GAPD) que surgieron o se fortalecieron tras la desmovilización de los grupos paramilitares (AUC), son responsables de la mayoría de las violaciones de los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario (DIH) y es previsible que sigan actuando en un contexto de post-acuerdo, compitiendo por territorios y economías ilegales antes controlados por las FARC-EP” y añade que “su presencia y acción representa uno de los obstáculos más importantes a la consolidación y sostenibilidad de la paz”.

De igual modo, en él se asegura que, pese a que el desescalamiento del conflicto ha contribuido a la disminución en los índices de homicidios, masacres y acciones bélicas, hechos violentos más subrepticios como las amenazas, el desplazamiento individual, la extorsión y el control social han aumentado, mostrando que la situación humanitaria sigue siendo muy preocupante, lo que la convierte en una de las prioridades de la planificación de la transición y del post-acuerdo de paz.

El documento finaliza con una serie de recomendaciones, entre ellas la de mantener la presencia de los actores humanitarios nacionales e internacionales, sobre todo en las regiones en las que sean más probables los riesgos para la población, incluyendo las zonas veredales transitorias de normalización. Así mismo, recomienda a las autoridades y organismos de cooperación abordar más decididamente las consecuencias del impacto de amenazas, extorsiones, restricciones a la movilidad, presión y control social, entre otras, y mejorar sus sistemas de monitoreo de estas situaciones, para garantizar la protección de las personas y poblaciones afectadas.

Informe completo.

Tendencias Globales: Desplazamiento Forzado en 2014

GINEBRA, 18 de junio de 2015 (ACNUR) –

Tendencias GlobalesUn informe de ACNUR, publicado hoy, muestra que el desplazamiento de población a nivel mundial provocado por las guerras, los conflictos y la persecución se encuentra en el nivel más elevado jamás registrado por ACNUR y sigue aumentando de manera acelerada.

El nuevo informe anual de ACNUR Tendencias Globales muestra un fuerte aumento en el número de personas que se han visto forzadas a huir de sus hogares. En concreto, a finales de 2014, un total de 59,5 millones de personas se han convertido en desplazadas forzosas, en comparación con 51,2 millones del año anterior y los 37,5 millones de hace una década. Entre 2013 y 2014 se ha producido el mayor incremento anual jamás registrado.

Somos testigos de un cambio de paradigma, de una marcha descontrolada hacia una era en la cual tanto la escala de desplazamiento forzado como la respuesta que se necesita han alcanzado unos niveles que eclipsan claramente todo lo que hemos visto antes”, declaró el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres. “Es terrible que, por un lado, cada vez haya más impunidad para aquellos que provocan los conflictos y que, por otro, la comunidad internacional parezca totalmente incapaz de trabajar de manera conjunta para poner fin a las guerras y para construir y preservar la paz”.

Noticia completa. Tabla de datosInforme completo.

 

 

Desplazamiento Ambiental, Globalización y Cambio Climático

Observatorio Ciudadano – Chile, 9 de diciembre de 2014

IWGIA-DesplazamientoEl 09 de diciembre se presentó en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya el libro “Desplazamiento ambiental, Globalización, y Cambio climático: Una mirada desde los derechos humanos y de los pueblos indígenas”, en el marco de las actividades que se realizan en el contexto de la COP20 y la Cumbre de los Pueblos en la ciudad de Lima.

La publicación, editada por el Observatorio Ciudadano y el Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA, por su sigla en inglés), evidencia los graves impactos del cambio climático y de los modelos de desarrollo extractivos en la población, provocando migraciones compulsivas y desesperadas producto de serias afectaciones a sus territorios, ecosistemas, modos de vida o formas de subsistencia. Siendo la falta de agua producto de la desertificación y la disputa que sobre este bien común ejercen los mencionados proyectos, factores determinantes para que millones de personas se vean obligadas a abandonar forzosamente sus tierras.

Un fenómeno que en la actualidad afecta a cerca de 50 millones de personas en el mundo y que aumenta año a año, estimando el Panel de Expertos de Naciones Unidas sobre Cambio Climático que al 2050 estas podrían alcanzar las 250 millones, constituyendo el problema más grave del cambio climático a enfrentar durante el siglo XXI.

Hoy nueve de cada diez desastres se encuentran relacionados con el clima, generando hasta cinco veces más afectados que los conflictos bélicos y armados, por lo que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha advertido que estamos en la antesala de una crisis humanitaria mayor si es que no se toman medidas urgentes, manifestando a su vez preocupación por que no exista un estatuto especial que proteja a los desplazados ambientales, pues como reconoce el propio organismo la Convención de Refugio no les es aplicable.

Noticia completa.

Informe completo.

Susurros del Magdalena

Susurros del MagdalenaVoces en torno a la hidroeléctrica de El Quimbo. Departamento del Huila, Colombia.

 “¿Ahora para dónde vamos a coger? Yo no sé hacer otra cosa, la pesca es mi vida, llevo pescando 35 años, ya nadie me va a dar trabajo, ahora nos quieren sacar como a perros, sin que importen los años que hemos vivido aquí.” (Alirio, pescador del río Magdalena.)

Informe completo.

Puedes solicitar ejemplares en papel en:  ceareuskadi@cear.es