Próxima parada, Bucarest.

RTVE, En portada, 05/03/2015.

El programa analiza la situación de algunos emigrantes rumanos que han regresado a su país y desvela cómo miran ahora a su país de una manera más crítica y se muestran más interesados en la política que antes de su marcha.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/portada-proxima-parada-bucarest/3028498/

Han pasado 25 años de la caída del régimen de los Ceaucescu y Rumanía sigue viviendo una difícil y larga transición política y económica. Esa lenta transición provocó que Rumania fuera uno de los países de los que salió un gran número de emigrantes, la mayoría con destino a otras naciones de Europa. Pero la crisis económica que ha afectado a muchos de ellos (España o Italia, entre otros), y que ha generado una elevada tasa de paro, ha empujado a algunos a regresar antes de lo previsto.

Los rumanos no han protagonizado un retorno masivo, pero sí es cierto que muchos de los que consiguieron hacerse con algunos ahorros, después de muchos años de emigración, han regresado con la esperanza de establecer pequeños negocios y empezar una nueva vida en su país de origen y, en cierto modo, convertirse en motor de una sociedad que exige avances y reformas. De hecho, el voto emigrante resultó decisivo para la elección del nuevo presidente del país, Klaus Iohannis.

El camino sin fin: huellas de mujeres en la frontera sur

Informe de la misión de observación de derechos humanos. Melilla, 4-11 julio 2014.

Informe-Melilla-castLas críticas de las mujeres negras a la historia no sólo señalan ‘ausencias’; también nos indigna cómo se nos ha hecho visibles, cuando elegían vernos” Hazel V. Carby

Las personas huyen de la violencia y son devueltas a ella. Son personas refugiadas y son personas inmigrantes que muchas veces se convierten también en perseguidas por los propios Estados que debieran protegerlas. El contexto es cada vez más duro y las violencias,  recurrentes. Nos toca conocerlas y combatirlas”. Vivir sin Miedo. CEAR-Euskadi.
Melilla es una “especie de Europa en miniatura. Y sus diez kilómetros de rejas, cámaras, uniformes de campaña, cables de acero, torretas y alambre de espino, la metáfora perfecta de las políticas de Bruselas: obsesionados, blindados, derrochadores y civilizados. Barreras inteligentes, teleobjetivos, líquidos irritantes, focos y balas de goma dificultan la travesía de los clandestinos y permiten la rápida intervención de la policía española para expulsarlos al otro lado de la alambrada. Todo ello responde a los temores de un continente alarmado por una invasión que no existe”. Gabriele del Grande.

El coste humano de la fortaleza europea

Informe Amnistia Internacional. 2014.Lunes 17 de noviembre de 2014

“El coste humano de la fortaleza europea. Violaciones de derechos humanos cometidos en las fronteras de Europa contra personas migrantes y refugidas”.

Todos los años intentan llegar a Europa millares de personas migrantes y refugiadas. A algunas las mueve la necesidad de escapar de la pobreza extrema; otras buscan refugio contra la violencia y la persecución. Su viaje está plagado de peligros. Se calcula que, desde 2000, han perdido la vida tratando de llegar a Europa al menos 23.000 personas. Y las que consiguen llegar a las fronteras de la Unión Europea (UE) descubren entonces que la seguridad está fuera de su alcance.

La UE y sus Estados miembros han construido una fortalezca cada vez más impenetrable para impedir la entrada de migrantes irregulares sin importarles los motivos que estas personas tengan ni las medidas desesperadas que muchas están dispuestas a tomar para alcanzar las costas europeas. A fin de “defender” sus fronteras, la UE ha financiado complejos sistemas de vigilancia, prestado apoyo económico a Estados miembros de su periferia, como Bulgaria y Grecia, para que fortifiquen sus fronteras y creado un organismo encargado de coordinar a un equipo paneuropeo de guardias de fronteras para patrullar las lindes de la UE.

El presente informe se publica en el marco de la campaña de Amnistía Internacional“S.O.S. Europa. Primero las personas, luego las fronteras”

Informe completo.

Náufragos del destino

EN PORTADA. Esther Vázquez 04.03.2014

La política de control de fronteras y de inmigración sigue en manos de cada uno de los países miembros de la Unión Europea. Aunque las leyes son parecidas, en algunos países son más restrictivas que en otros. Italia es el ejemplo de uno de los países con leyes más duras para la inmigración irregular, donde es considerada un delito. A pesar de ello, cada vez se repiten más tragedias como la del pasado mes de octubre, cuando más de 350 personas perecieron en un naufragio intentando llegar a la isla italiana de Lampedusa.

Tragedias que afectan a personas de las que solo sabemos que han tenido que soportar muchos sufrimientos para tomar la decisión de cruzar el mar en busca de un destino. Gente que huye de la miseria y los conflictos de sus países, personas de las que ni siquiera se conocen sus nombres y que cuando mueren se les identifica tan solo con un número.

La inmigración como oportunidad

La presión migratoria sobre las fronteras comunitarias se triplicó en 2013. La inestabilidad política y los conflictos en Oriente Próximo y África han disparado el número de personas que buscan un destino seguro en Europa, en muchos casos por medio de traficantes de personas. Los inmigrantes, sin embargo, son motores indispensables de nuestro sistema económico.EL PAÍS y sus socios periodísticos europeos analizan en esta ocasión el fenómeno migratorio no sólo como problema, sino como un hecho social, económico y político.

Inmigración en Europa. Especial.