La empresa española Ecoener-Hidralia anuncia su retirada de Guatemala tras años de lucha indígena .

eldiario.es, Icíar Gutierrez, 26/12/2016

El conflicto que ha supuesto la presencia de Ecoener-Hidralia en la zona trajo, según la ONG, “altas cotas de vulneración de derechos humanos” entre los que denuncian “asesinatos, secuestros, amenazas, agresiones a mujeres, encarcelamiento de líderes comunitarios y un grave deterioro del tejido social”.

Por esta razón, uno de los retos más importantes en el escenario que deja la retirada de la compañía es, en opinión de Moreno, la reconstrucción de las relaciones en el tejido comunitario, dañadas por la división que crea un proyecto de estas características. “Se trata de una comunidad con una fragilidad enorme con raíces en el conflicto de los años 80. La irrupción, con malas formas, de la empresa abrió viejas heridas”, explica.

El otro gran reto es lograr las reparaciones morales de los daños causados. En este sentido, Moreno valora que  Ecoener-Hidralia diera un primer paso al retirar las acusaciones contra 30 líderes comunitarios encarcelados “por delitos que no cometieron”. Los acusados fueron puestos en libertad sin cargos el pasado agosto.

Ampliar noticia.

Informe: El caso de la empresa Ecoener-Hidralia en el norte de Guatemala

Guatemala: las mujeres tejen la descolonización

periodicodiagonal, Mariajo Castro, 29/10/16

Los colectivos guatemaltecos de mujeres llevan años luchando por la defensa del cuerpo y del territorio. En esa defensa, el saber sí ocupa lugar. “Las compañeras y los compañeros de los pueblos indígenas han planteado que, a partir de la colonización, se ha producido un epistemicidio, es decir, que se ha intentado matar la forma de creación de conocimiento y, por tanto, uno de los elementos fundamentales que nosotras hicimos hace varios años, en una asamblea feminista, fue reconocernos con capacidad epistémica”, cuenta Sandrá Morán, de la Alianza Política Sector de Mujeres, que conforman 33 organizaciones sociales en Guatemala.

Para Morán, diputada en el Congreso de Guatemala dentro de la bancada de Convergencia, ese reconocimiento por parte de la asamblea feminista “es absolutamente político y liberador porque, hasta ese momento, las mujeres que no habían asistido a la escuela, que no tenían un título universitario, no se sentían capaces… Así nos vimos a nosotras mismas, independientemente de nuestra escolarización, con la capacidad de producir conocimiento y la necesidad de generar una metodología para hacerlo”.

Guatemala es el país mesoamericano con mayor población indígena, más de la mitad de la población, y donde ésta es más diversa. Los pueblos originarios (mayas, xinca y garífuna) han sobrevivido a la invasión española y al genocidio maya encabezado por Efraín Ríos Montt en los años 80.

Entrevista completa.

“Defendemos la tierra con nuestra sangre” Personas defensoras de la tierra, el territorio y el medio ambiente: Honduras y Guatemala.

Amnistía Internacional, 1 de septiembre de 2016

Una insidiosa oleada de amenazas, cargos infundados, campañas de difamación, ataques y homicidios contra activistas ambientales y del territorio, llevados a cabo en los últimos meses, ha convertido a Honduras y Guatemala en los países más peligrosos del mundo para quienes protegen los bienes o recursos naturales. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional en un nuevo informe publicado seis meses después del brutal asesinato de la líder indígena Berta Cáceres.

Defendemos la tierra con nuestra sangre explora el aumento de la estigmatización, las amenazas, los ataques y los homicidios, así como la falta de justicia, a los que se enfrentan las personas y comunidades que luchan por proteger el medio ambiente frente a los proyectos en gran escala de minería, extracción de madera y producción de energía hidroeléctrica.

“La defensa de los derechos humanos es una de las profesiones más peligrosas de Latinoamérica, pero atreverse a proteger los recursos naturales vitales lleva esta arriesgada labor a un nivel totalmente nuevo y potencialmente letal”, señaló Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Un asombroso 65 por ciento (122 de 185) de los asesinatos de defensores y defensoras de los derechos humanos que trabajaban sobre cuestiones relativas a la tierra, el territorio o el medio ambiente registrados en el mundo en 2015 tuvieron lugar en Latinoamérica, según Global Witness. Ocho tuvieron lugar en Honduras, y 10 en Guatemala, lo que convierte a estos países en las naciones con la tasa de homicidio per cápita más alta de la región.

“El trágico asesinato de Berta Cáceres parece haber marcado un mortal punto de inflexión para quienes defienden los derechos humanos en la región. La falta de una investigación transparente y efectiva sobre su homicidio ha transmitido el abominable mensaje de que disparar a alguien a quemarropa por enfrentarse a poderosos intereses económicos está, en la práctica, permitido”, manifestó Erika Guevara-Rosas.

Artículo completo.

Ver/Descargar Informe.

Señalan incoherencias de inversión en favor de migrantes

PRENSA LIBRE.COM / Guatemala 01/10/2014

Pese a que las remesas desde Estados Unidos llegarán a US$5 mil 600 millones este año, equivalente al 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), el Estado de Guatemala, solo ha ejecutado el 0.05 por ciento en relación al PIB desde el 2010, según datos que presentó este miércoles la Comisión del Migrante del Congreso.

Esa es una de las incoherencias señaladas hoy por la Comisión del Migrante del Congreso, la cual expuso que Q1 mil 227.3 millones ha asignado el Estado para atender las migraciones en el país desde enero del 2010 a agosto último, y de ese monto se ha ejecutado un 75.7 por ciento, es decir Q929.5 millones.

Jean Paul Briere, presidente de esa sala legislativa, expresó en conferencia de prensa que la cifra de lo asignado a migraciones comparado con el ingresos de remesas resulta “injusto”.

Además, el legislador indicó que la Dirección General de Migración (DGM), en el mismo período de más de cuatro años, ha tenido Q760.5 millones, de lo cual la mayoría se va para el pago de personal, impresión, encuadernación y reproducción de materiales, arrendamiento de maquinaria, y solo Q6.6 millones para la atención de personas sin tránsito legalizado.

Briere repasó las últimas cifras de personas deportadas de EE. UU. y México –aérea y terrestre–, que al 22 de septiembre eran 66 mil 138 adultos y 3 mil 849 menores.

Violencia contra la mujer en Guatemala

GUILLERMO DIAZ CASTELLANOS.
Sociedad y Discurso. Número 23: 44-59
Universidad de Aalborg
www.discurso.aau.dk
ISSN 1601-1686
Este artículo presenta un análisis estadístico descriptivo del fenómeno de la violencia contra la mujeren Guatemala y explora algunas de sus principales causas. El análisis indica que en época reciente se han hechomás evidentes, a través de la recopilación de datos estadísticos, las diversas formas de violencia contra la mujer.
La evidencia estadística de denuncias indica que la violencia contra la mujer está extendida en todos los estratos sociales, pero con mayor incidencia en la población con bajo nivel educativo y con ocupación manual no calificada. Los datos estadísticos también revelan que las denuncias se presentan más entre la población urbana y no indígena, quien tiene mayor acceso a las instituciones de seguridad y justicia. La información permite inferir que la familia es una de las principales fuentes de violencia contra la mujer, lo que hace que dicha violencia sea aprendida al interior de la familia.