La empresa española Ecoener-Hidralia anuncia su retirada de Guatemala tras años de lucha indígena .

eldiario.es, Icíar Gutierrez, 26/12/2016

El conflicto que ha supuesto la presencia de Ecoener-Hidralia en la zona trajo, según la ONG, “altas cotas de vulneración de derechos humanos” entre los que denuncian “asesinatos, secuestros, amenazas, agresiones a mujeres, encarcelamiento de líderes comunitarios y un grave deterioro del tejido social”.

Por esta razón, uno de los retos más importantes en el escenario que deja la retirada de la compañía es, en opinión de Moreno, la reconstrucción de las relaciones en el tejido comunitario, dañadas por la división que crea un proyecto de estas características. “Se trata de una comunidad con una fragilidad enorme con raíces en el conflicto de los años 80. La irrupción, con malas formas, de la empresa abrió viejas heridas”, explica.

El otro gran reto es lograr las reparaciones morales de los daños causados. En este sentido, Moreno valora que  Ecoener-Hidralia diera un primer paso al retirar las acusaciones contra 30 líderes comunitarios encarcelados “por delitos que no cometieron”. Los acusados fueron puestos en libertad sin cargos el pasado agosto.

Ampliar noticia.

Informe: El caso de la empresa Ecoener-Hidralia en el norte de Guatemala

La ‘colombiana’ Pacific: un Nobel a la especulación petrolera

periodicodiagonal, Giuseppe Bottazzi, 26/10/16

Un estudio sobre la empresa de hidrocarburos muestra los peligros del modelo de desarrollo basado en el despojo y la militarización; un negocio que no cambiará con la actual etapa de postconflicto.

Hacer ganancias exorbitadas en situaciones de violencia y contaminación ambiental para luego quebrar y dejar colgados a los accionistas minoristas es un modelo de negocio que merecería el Premio Nobel de la especulación. La candidata ideal es Pacific, empresa símbolo del negocio relacionado con la política de hidrocarburos que los Gobiernos colombianos han impulsado durante la última década con el objetivo de “enriquecer la canasta minero-energética”.

Esta política se entrelaza con la situación de violencia en varias regiones de Colombia y se funda en un modelo de seguridad basado en la militarización del territorio del que el actual presidente, Juan Manuel Santos –flamante Premio Nobel de la Paz y anterior ministro de Defensa con el presidente Álvaro Uribe–, ha sido uno de los promotores.

La historia de Pacific –en el centro de un informe de dos ONG, la holandesa Somo y la colombiana Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), que Diagonal tuvo la oportunidad de leer antes de su publicación– muestra las grietas de este modelo de desarrollo destinado a continuar también en la actual etapa de postconflicto.

Noticia completa.

Susurros del Magdalena

Susurros del MagdalenaVoces en torno a la hidroeléctrica de El Quimbo. Departamento del Huila, Colombia.

 “¿Ahora para dónde vamos a coger? Yo no sé hacer otra cosa, la pesca es mi vida, llevo pescando 35 años, ya nadie me va a dar trabajo, ahora nos quieren sacar como a perros, sin que importen los años que hemos vivido aquí.” (Alirio, pescador del río Magdalena.)

Informe completo.

Puedes solicitar ejemplares en papel en:  ceareuskadi@cear.es

 

Derechos humanos y transnacionales: un mensaje de esperanza

Red del Tercer Mundo, 5 de setiembre de 2014 – No. 179 – Año 2014 Aldo Caliari

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, decidió conformar un grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta encargado de elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre las empresas transnacionales.

Los defensores de los derechos humanos tienen un motivo para celebrar. El 26 de junio, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, reunido en Ginebra, decidió conformar un grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta encargado de elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre las empresas transnacionales y otras empresas comerciales.

La resolución no solo constituye un gran logro en sí misma sino que también envía un poderoso mensaje de esperanza a quienes sufren abusos y violaciones de sus derechos como consecuencia del crecimiento incontrolado de la influencia empresarial, para la cual no existen fronteras. Esto demuestra que cuando la gente se organiza más allá de sus fronteras, y actúa políticamente, todavía puede hacer la diferencia.

La resolución se logró a pesar de que no existían muchas posibilidades. Las empresas ejercieron una gran presión, directamente y a través de su influencia sobre los gobiernos de mayor peso, para que la resolución no prosperara. De hecho, varios gobiernos no resistieron la presión y votaron en contra en el Consejo de Derechos Humanos, como fue el caso de Estados Unidos y muchos países europeos, mientras que otros prefirieron abstenerse.

Noticia completa.