¿Qué está haciendo México para proteger a los defensores de derechos humanos y a periodistas?

Nuevo informe de WOLA y PBI encuentra que las protecciones del gobierno se quedan cortas

Comunicado de prensa, 26 de mayo de 2016
WOLA-PBI Informe mexcanismo 2016Washington, DC—En un informe publicado hoy, WOLA y Brigadas Internacionales de Paz (PBI) evalúan los avances y deficiencias del Mecanismo nacional de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en México—un organismo gubernamental establecido en noviembre de 2012 responsable de brindar una respuesta rápida a periodistas y defensores en riesgo. El informe está  basado en intercambios que mantuvieron PBI y WOLA con periodistas y defensores de derechos humanos y en el acompañamiento de PBI de varios defensores de derechos humanos que son beneficiarios del Mecanismo.

Como destaca el informe, “México sigue siendo uno de los países más peligrosos del mundo para los defensores de los derechos humanos y los periodistas. Las agresiones contra defensores y periodistas ocurren con frecuencia, lo que genera un clima preocupante de autocensura e intimidación”. Entre 2006 y 2015, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México recibió 380 denuncias de agresiones contra defensores, incluyendo 25 asesinatos en el periodo entre 2010 y 2015; aproximadamente 40 por ciento de estas denuncias fueron presentadas durante el gobierno actual del presidente Peña Nieto. Además, en solo los primeros cinco meses de 2016, por lo menos cinco periodistas fueron asesinados probablemente como consecuencia de su trabajo, y los defensores de derechos humanos se han enfrentado a múltiples actos de difamación.

Un camino incierto: Justicia para delitos y violaciones a los derechos humanos contra personas migrantes y refugiadas en México

Por José Knippen, Clay Boggs, and Maureen Meyer

Un camino incierto: Justicia para delitos y violaciones a los derechos humanos contra personas migrantes y refugiadas en México es el resultado de una colaboración estrecha entre la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), Fundar, Centro de Análisis e Investigación y siete albergues y organizaciones que defienden los derechos de migrantes en cinco regiones de México: Casa del Migrante “Frontera con Justicia”, AC en Saltillo, Coahuila; la “Red Sonora” (Iniciativa Kino para la Frontera, en Nogales, Centro de Recursos para Migrantes, en Agua Prieta y Centro Comunitario de Atención al Migrante y Necesitado, también conocido por sus siglas CCAMYN, en Altar); Albergue de Migrantes “Hermanos en el Camino” en Ixtepec, Oaxaca; “La 72, Hogar — Refugio para Personas Migrantes” en Tenosique, Tabasco; “Un Mundo, Una Nación” en Apizaco, Tlaxcala; y la defensora de los derechos humanos de migrantes, Irazú Gómez.

El informe se ha construido con base en una serie de visitas a casas de migrantes y organizaciones, entrevistas con el personal y la población migrante, entrevistas con las autoridades locales y una revisión exhaustiva de la documentación realizada por las casas de migrantes; en total, se realizaron treinta entrevistas durante la investigación de este trabajo. También analizamos documentos oficiales, incluyendo los datos publicados regularmente por la Secretaría de Gobernación (SEGOB) en relación con la política migratoria, así como una serie de solicitudes de información a los gobiernos federal y estatales hechas a través del servicio Infomex.

La documentación de las casas de migrantes y los datos oficiales muestran la permanencia de patrones de delitos contra migrantes, incluyendo el secuestro, la trata de personas, el robo, el asalto y la extorsión, junto con violaciones a los derechos humanos de migrantes, especialmente en el proceso de detención y deportación.

Descargar el informe.

Intensificación del control migratorio en México provoca aumento en detenciones, cambios peligrosos en rutas de migración.

Nuevo informe de WOLA revela que el aumento del control deja migrantes más vulnerables en el sur de México

checkpoint_soldiers_2014En un informe publicado hoy, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) afirma que, lejos de disuadir a los migrantes de emprender el viaje hacia el norte, los impactos más notables del Programa Frontera Sur de México han sido un repunte significativo en las detenciones y cambios al dónde y cómo los migrantes viajan. Estos cambios dejan a los migrantes expuestos a nuevas vulnerabilidades, a la vez que los aíslan de la red de albergues establecida a lo largo de las rutas tradicionales.

“Muchas personas de Centroamérica que están huyendo de la violencia y la persecución probablemente califican para asilo en México”, dijo Maureen Meyer, Coordinadora Principal para el Programa de México y Derechos de Migrantes en WOLA. “En lugar de deportarlos rápidamente, el gobierno mexicano debe intensificar sus esfuerzos para evaluarlos adecuadamente para identificar a aquellos que necesitan protección, y para conceder asilo a los que califican”.

Los autores del informe también documentaron un aumento en el número de agentes de migración y las fuerzas de seguridad desplegados en el sur de México, así como un aumento en los retenes móviles y el número de instalaciones aduaneras. Mientras que varios organismos gubernamentales están intensificando sus esfuerzos para hacer frente a la trata de personas y el tráfico, la coordinación entre estos grupos sigue siendo un desafío, y los efectos de los procesamientos hasta ahora han sido limitados. Los esfuerzos más visibles y agresivos del control han sido las redadas en los lugares que los migrantes frecuentan y las operaciones para prevenir que los migrantes viajen en los trenes de carga, las cuales han provocado preocupaciones sobre el uso excesivo de la fuerza y otros abusos por parte de las autoridades involucradas.

Noticia completa.

Haga clic aquí para leer un resumen del informe en español.

Haga clic aquí para leer el informe completo (sólo disponible en inglés).

Nuevas rutas, más deportaciones y la violación generalizada de los derechos humanos

Clay Boggs

El Programa Frontera Sur de México fue anunciado el 7 de julio del 2014. Su dicho objetivo es ordenar la migración en la regiónsur de México y proteger los derechos humanos de los migrantes que entran y transitan por el país. El plan ha coincidido con elfuerte aumento de deportaciones de México: según la Secretaría de Gobernación (SEGOB), México deportó a 107.814 migrantes en el 2014, de los cuales la gran mayoría eran centroamericanos. Eso es un aumento del 35 por ciento desde 2013, cuando las autoridades deportaron a 80.079 migrantes. El aumento de la deportación de niños es aún más alarmante: los 18.169 niños que México deportó en el 2014 representan un aumento de  54 por ciento desde el 2013, cuando la cifra era de 8.350.

El reforzamiento de medidas de seguridad en México, junto con los esfuerzos de seguridad fronteriza implementados en Centroamérica y la campaña agresiva de relaciones públicas creada para disuadir a migrantes centroamericanos de viajar hacia el norte, parecen haber contribuido a la disminución de niños no acompañados  y unidades familiares llegando a los Estados Unidos. Las aprehensiones de “niños extranjeros no acompañados” realizadas por la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos (U.S. Border Patrol) en la zona suroeste del país han caído drásticamente, pasando de 10.631 en junio del 2014 a 2.432 en septiembre del 2014. La Patrulla Fronteriza informó que entre octubre del 2014 y febrero del 2015 las aprehensiones de niños migrantes no acompañados han disminuido un 42 por ciento en comparación con el mismo período del año anterior. Por lo tanto, los esfuerzos de México parecen haber impedido al menos parcialmente a los migrantes al corto plazo.

Noticia completa.

Estados Unidos fracasa en responder al cambio en los patrones de migración y a la urgente situación humanitaria en la frontera.

Nuevo informe de WOLA sobre el Valle del Río Grande en Texas.

WOLA Report_South Texas BorderWashington, D.C.— Con el Congreso de los Estados Unidos debatiendo el proyecto de ley de financiación del Departamento de Seguridad Interna, el tema de la seguridad fronteriza ha tomado mucha atención. Pero mientras que algunos en Washington discuten sobre una “crisis” indefinida en la frontera, la realidad es que se está desarrollando una situación menos conocida pero más sombría a lo largo de un tramo de 150 millas de la frontera entre los Estados Unidos y México, en la región del Valle del Río Grande de Texas.

Hoy WOLA publica un nuevo informe titulado, On the Front Line: Border Security, Migration, and Humanitarian Concerns in South Texas (En la primera línea: seguridad fronteriza, migración y preocupaciones humanitarias en el sur de Texas), el cual ilustra gráficamente los obstáculos que enfrentan los migrantes y los funcionarios de aplicación de la ley y seguridad fronteriza que se encuentran en esta franja de tierras áridas.

Para los migrantes, la densa vegetación y el sol incesante del Valle del Río Grande representa un gran riesgo para su seguridad. Esta región ahora registra el mayor número de migrantes que mueren de deshidratación y sobre exposición, por lo que el área se ha vuelto la más letal entre los nueve sectores en los que la Patrulla Fronteriza divide la frontera entre los Estados Unidos y México. Este es un cambio respecto a años anteriores, cuando el sector de Tucson en Arizona registraba el máximo número de muertes de migrantes.

Noticia completa.

Informe completo (eng).