DECLARACIÓN DEL ENCUENTRO DE LA ALIANZA GLOBAL CONVIDA20

EN RESPUESTA AL FORO ECONÓMICO MUNDIAL DE DAVOS

21 al 25 de marzo de 2022

 

Animadas y animados por la memoria viva de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, en la conmemoración 42 de su martirio, nos reunimos virtualmente cerca de 100 delegadas y delegados de las organizaciones y articulaciones que integramos la Alianza Global Convida 20, con la participación de otras redes y organizaciones amigas como el Movimiento Laudato Si’, el Foro Social Mundial, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano y la Comisión Vaticana Covid 19, con quienes nos une el propósito de buscar caminos en la construcción de un mundo que proteja las vidas del planeta.

 

Afirmamos la utopía de Monseñor Romero de “Cambiar de raíz todo el Sistema”, tras constatar, como lo hizo el Papa Francisco en el encuentro de la “Economía de Francisco”, que a pesar del hambre, el desempleo, la insalubridad, las crisis climática y migratoria, problemas agudizados por la pandemia del Covid 19 y sus secuelas, los poderes globales, no están apuntando sus decisiones a transformaciones que prioricen la satisfacción de las necesidades más elementales de la humanidad, ni y menos aún al cuidado efectivo de la Casa Común.

 

Constatamos que, por ejemplo, en el Foro Económico Mundial, en su sesión virtual de enero y en la reunión que se proyecta para mayo en Davos, la gran preocupación está en cómo generar confianza particularmente en los jóvenes, que se siguen movilizando por justicia social y climática en el mundo; y se propone hacer la transición energética, manteniendo lógicas neocoloniales como la construcción de un ducto para transportar hidrógeno de África a Europa; superar la brecha digital montando primero en Europa plantas para la producción de chips para competir con Asia en la fabricación de estas micropartes a fin de garantizar su autoabastecimiento; o eliminar la brecha creciente de pobreza, sin resolver la raíz que la produce: el acaparamiento de los bienes comunes en pocas manos.

 

Uno de los resultados de la COP26 retomado por Davos, que cuestiona la esperanza en cambios reales, es la reafirmación de que al llegar a 2050, el 90% de la economía mundial, encabezada por los principales responsables de la crisis climática, llegará a “emisiones netas cero” de carbono. El anuncio es preocupante, ya que dicha estrategia hace parte de las falsas soluciones, porque el engañoso “cero” en el rótulo, no significa que la contaminación y destrucción vayan a ser cero, sino que podrían ser “compensadas”. La salida que plantea el Foro de Davos, desde lo que llaman el Capitalismo de las Partes Interesadas, es más de lo mismo pues apunta a profundizar el desmonte de un Estado de Derecho para el conjunto de la población, entregando esas funciones a las empresas.

 

En estos casi dos años de conformación de la Alianza Convida20 en el balance de actividades de las ocho comisiones que la integramos, rescatamos los esfuerzos realizados por los pueblos, la sociedad civil organizada y los movimientos sociales de base para generar opinión, movilización e incidencia sobre esta realidad agobiante, permitiéndonos ver que la esperanza está en la articulación de los pueblos victimizados, quienes desde lo local a lo global expresan su fuerza transformadora en dirección a conseguir vida con dignidad para todas y todos. Estos énfasis asumidos por Convida20, pensando en “el día después de la pandemia” como lo decía el Papa Francisco, no se ven reflejados en cumbres como la de Davos.

 

Continuamos con el compromiso de abordar estos desafíos globales agrupadas y agrupados en torno a los temas críticos que trabajan nuestras comisiones como son: la Equidad de Género; la Paz, No violencia y anti militarización; la Tierra, Techo, Trabajo y Trascendencia; la Crisis Migratoria; los Pueblos Originarios y Afrodescendientes, la Crisis Climática; las Tecnologías de la Información y la Renta Básica y Deuda Externa.

 

Desde la Comisión de Equidad de Género, adelantamos la campaña contra las violencias hacia las mujeres en los diferentes países de América Latina, participantes en la Comisión y en general, así como los logros de las luchas feministas para fortalecer los derechos humanos de las mujeres y las personas más vulnerables. También trabajamos por la garantía de los derechos sexuales y reproductivos, con la fuerza de la marea verde en toda la región Latinoamericana y Caribeña, y por hacer visibles a las mujeres que luchan, en búsqueda de sus desaparecidas, a las defensoras de la tierra y del territorio, y a las defensoras por la igualdad en los espacios públicos y privados, incluyendo los espacios seguros para los y las migrantes.

 

Hemos hecho memoria de las profetas y mártires por la dignidad, justicia e igualdad de ayer, de hoy y de siempre. Hacemos un llamado para rescatar la memoria en cada país, de esas mujeres invisibles que han entregado sus vidas en causas justas y a las que no se les reconoce su trabajo y sus aportes. Enfatizamos la participación de las mujeres en movimientos políticos y en los procesos de cambios de gobierno, especialmente en Honduras, que tiene a Xiomara Castro como presidenta y en Chile, que ha logrado gran participación de mujeres tanto en la Convención de la Constituyente como en cargos importantes en el nuevo gobierno, porque son una esperanza para América Latina y el Caribe.

 

Desde la Comisión de Paz, Noviolencia y anti militarización, hemos desarrollados foros virtuales en torno a la impunidad en El Salvador y en Guatemala, sobre la violencia estatal en Colombia; las detenciones arbitrarias y crímenes en Honduras; y sobre las agresiones contra el pueblo Mapuche en Chile. También, el programa radial Mundo Solidario se ha ocupado de la situación de violencia contra las mujeres en las Américas. Nos unimos al Movimiento por el Cierre de la Escuela de las Américas -SOAW, en la conmemoración de los 32 años del crimen de la UCA, en El Salvador. Así mismo, acompañamos y apoyamos la Campaña “Un Grito por la Vida”, que ha convocado la Coalición de Movimientos y Organizaciones Sociales de Colombia -COMOSOC- para visibilizar y acompañar a las comunidades en resistencia en Colombia, en un contexto en el cual continúa la represión y los asesinatos contra líderes y lideresas sociales, defensores/as de derechos humanos y ex combatientes.

 

Desde la Comisión de Tierra, Techo, Trabajo y Trascendencia, hemos hecho visible procesos por la recuperación de tierras urbanas y rurales en Argentina, denunciando el acaparamiento de territorios Mapuche en la zona, y tratando de levantar un Acuerdo Legal que garantice la protección de tierras y territorios indígenas ante empresas transnacionales que las acaparan. En torno al derecho al trabajo, desarrollamos foros, produjimos documentos y sumamos aportes de personas invitadas que, por su experiencia, profesional o militante, compartieron sus conocimientos y trayectorias, congregando múltiples representaciones de diferentes países de las Américas y el mundo. Además, hemos brindado apoyos a organizaciones y personas que por diversas injusticias necesitaban sostén o ayuda, enviando nuestro acompañamiento o reclamo, como comisión en particular y/o adhiriendo como Alianza Global.

 

Desde la Comisión de Crisis Migratoria, construimos un Manifiesto que fue dirigido a los gobiernos de Bielorrusia y Polonia, a la Unión Europea, al Gobierno Español y a la Conferencia Episcopal Española, denunciando el trato discriminatorio hacia migrantes africanos, árabes y latinoamericanos, por fuera del Estatuto para los Refugiados. En Estados Unidos, hemos realizado ayunos y vigilias frente a la Casa Blanca contra las deportaciones que de manera silenciosa se vienen sucediendo, y cuyo número es más alto en el gobierno actual que en el anterior, contrario a lo que nos habíamos imaginado. Mediante la movilización, exigimos que se otorgue permiso de trabajo temporal para las personas inmigrantes. En Centroamérica se está denunciando la situación que viven emigrantes hondureños en Guatemala, donde les cierran las fronteras y son víctimas de tratos crueles. Recientemente, la Comisión se reunió de manera presencial en San Salvador. También ha establecido diálogo con la Comisión de Migraciones del Vaticano para incidir en la búsqueda de justicia en el caso de las víctimas de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos.

 

Desde la Comisión de Pueblos Originarios y Afrodescendientes, hemos realizado varias campañas; entre ellas, la de solidaridad con la nación Mapuche, ante el Estado de Sitio que les impuso el gobierno de Piñera y las matanzas de que han sido víctimas. Ante esto, solicitamos la presencia del Alto Comisionado de Pueblos Indígenas de la ONU y el pronunciamiento del Papa Francisco. Por medio de las redes sociales difundimos permanentemente comunicados contra los abusos de poder, el genocidio, la discriminación racial, la “supremacía blanca” que padecen indígenas y afrodescendientes. Nuestra presencia en medio de las comunidades y pueblos es para conocer y apoyar sus demandas, que son múltiples: recuperación de tierras y territorios, delimitación y reconocimiento territorial, entre otras. Y, para fortalecer la promoción del diálogo Sur-Sur y la consiguiente solidaridad, iniciamos el apoyo al Pueblo Tamil de Sri Lanka, buscando que el genocidio del que fueron víctimas no quede en la impunidad.

 

Desde la Comisión de Crisis Climática, venimos trabajando un documento sobre el Derecho al Agua, ante su mercantilización y financiarización; también hemos hecho seguimiento, desde el programa radial Mundo Solidario, al Panel de Expertos de la ONU sobre cambio climático; y avanzamos en la articulación con organizaciones del movimiento ambiental comprometido con la defensa del derecho al agua. Igualmente, hemos denunciado la explotación y el uso de los Bienes Comunes Naturales en el continente y hemos exigido la ratificación del Acuerdo de Escazú, como un instrumento para la exigencia de protección de los defensores y defensoras ambientales, teniendo en cuenta que tres de cada cuatro asesinatos de ellas y ellos, en el mundo, ocurre en Latinoamérica (Colombia, México, Brasil, Honduras, Guatemala, Nicaragua, Perú), de los cuales una tercera parte son indígenas.


Desde la
Comisión de Tecnologías de la Información, hemos propiciado debates en torno a las noticias falsas y las nuevas tecnologías, como también sobre la posibilidad de incorporar el software libre para afirmar el derecho a la información y a la privacidad; así mismo, hemos propiciado reflexiones sobre el enriquecimiento de las empresas tecnológicas, donde, por ejemplo, entre los diez mayores millonarios del mundo se encuentran los propietarios de las grandes empresas relacionadas con la comunicación y el capitalismo de vigilancia y control.

 

Desde la Comisión de Renta Básica y Deuda Externa, hemos apoyado la campaña colombiana #Renta Básica Ya!, también realizamos foros de opinión, uno sobre Renta Básica y otro sobre Deuda Externa, en éste, se logró dialogar con la Relatora de Deuda Externa de Naciones Unidas y con la Comisión Vaticana del Covid19.

Los acuerdos surgidos del trabajo de las Comisiones, podemos sintetizarlos así:

 

- Seguir profundizando la articulación con el Foro Social Mundial, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Integral del Vaticano, la Comisión Vaticana Covid 19, y el Movimiento Laudato Si’ y buscamos incidir en las instancias del Sistema de Naciones Unidas y del Sistema Interamericano que están produciendo informes y haciendo recomendaciones en los asuntos específicos que atañen a las ocho Comisiones de Trabajo.

 

- Promover talleres, foros, conversatorios, para que se transversalice la perspectiva de género en todas las Comisiones; ésta es una prioridad para ir desmontando el patriarcado en las iglesias y en toda la sociedad; de esa manera continuar con los intercambios de experiencias para enriquecernos todas, e ir haciendo realidad ese deseo profundo de cambiar el sistema capitalista neoliberal y patriarcal.

 

- Revitalizar y resignificar la dimensión social, política, económica, ecológica y cultural del acceso a la tierra y los territorios, respetando y visibilizando las cosmovisiones y saberes de los pueblos originarios y afrodescendientes, para fortalecer nuestras raíces y las razones de nuestro caminar. Proyectamos visibilizar las deficiencias del acceso a la vivienda y acompañar las temáticas con campañas mediáticas desde las distintas plataformas de que disponemos.

 

- Seguir levantando nuestra voz ante la crisis climática y sus impactos, identificando no sólo responsabilidades individuales, sino las estructurales en cabeza de estados, gobiernos y empresas, como también fortaleciendo las luchas alternativas que siguen con fuerza emergiendo para el cuidado de la Casa Común.

 

- Profundizar en la reflexión y la denuncia de los poderes que tienen en sus manos las tecnologías de la información (GAFAM), quienes se apropian de nuestra libertad, del derecho a nuestra privacidad, y a la verdad; y seguiremos apostando por el uso de software libres, no privativos, para escaparnos de sus lógicas de control, en el marco del capitalismo de la vigilancia.

 

- Adherirnos a la campaña por la desinversión en empresas de combustibles fósiles y a los ambientalismos populares, como la Marcha Nacional del Agua en Argentina; la Coordinadora Defensa del Agua en Chile, la Campaña por el Agua en Colombia. Así, nos proponemos promover acciones nuevas en torno a la democratización y desmercantilización de los Bienes Comunes.

 

Participar en la preparación y promoción del Encuentro Continental de los Pueblos Afrodescendientes, al conmemorarse en 2024 el Bicentenario de la llegada del protestantismo a través de esclavos norteamericanos a la isla de República Dominicana; y, desarrollar solidaridad con el Pueblo Tamil, en la búsqueda de que la ONU condene el genocidio de más de 70.000 hermanos masacrados en el año 2009 en Sri Lanka.

 

- Sostener foros y paneles con dirigentes indígenas y afrodescendientes, a fin de visibilizar sus principios y valores ético-humanistas desde su filosofía, política, formas de restauración de la justicia, vida espiritual, reordenamiento socio-territorial de los Estados-Nación en temas referentes al SUMAK KAWSAY, Planes de Vida; Justicia Indígena, Gobernanza, Educación Intercultural Bilingüe; Espiritualidad y Cultura; Economía Indígena; simbiosis con la Pachamama; la titulación de territorios ancestrales, el cuidado de la biodiversidad; los calendarios agro ancestrales; la medicina ancestral.

 

- Apoyar la movilización argentina por la auditoría y el no pago de la deuda externa y apoyaremos la movilización en Colombia por una Renta Básica Ya!, continuando con la incidencia ante las Naciones Unidas y el Vaticano.

 

Bernardo Caal Xol Maya Q’eqchi de Guatemala, en 2018 fue condenado injustamente a 7 años y 4 meses de prisión, por haber denunciado la destrucción del río Cahabón. Estando en nuestro Encuentro, conocimos la noticia de su libertad condicional. Por lo que Bernardo en supuesta libertad, no podrá dar declaraciones, ni participar en acciones políticas, ni salir del país o cambiar de residencia, hasta que cumpla su condena. Nos mantendremos vigilantes para que su vida e integridad personal sean garantizadas por el Estado Guatemalteco.

 

Abya Yala, 25 de marzo de 2022

 

 

 

Nueva amenaza contra la lidereza María Eugenia Mosquera

Asunto: Comunicación de la Mesa de fondos e iniciativas de Protección de defensoras y defensores de derechos humanos en Colombia.


La vigilancia ilegal y perfilamiento a personas defensoras de DDHH, líderes y lideresas sociales, integrantes de partidos políticos, sindicalistas y periodistas por parte de las Fuerzas de Seguridad es un PATRÓN que se repite una y otra vez.

Declaración del encuentro "La Articulación, un Camino hacia la Protección" Honduras.Declaración del encuentro "La Articulación, un Camino hacia la Protección" Honduras.

La Mesa de fondos e iniciativas de Protección presenta una carta abierta al presidente de la República de Colombia y otras autoridades del Estado sobre la falta de garantías para el derecho a defender los derechos humanos en el contexto del COVID-19.