POR EL DERECHO A DEFENDER DERECHOS

La Comunidad Internacional ha llegado al acuerdo de promover y proteger los derechos humanos. Todos los Estados deben adoptar las medidas necesarias para que toda la ciudadanía pueda disfrutar de estos derechos en condiciones de libertad y seguridad. Sin embargo, en el mundo en el que vivimos no solo abundan las guerras y dictaduras, sino que las democracias son cada vez más débiles, y los espacios para la sociedad civil se van cerrando. En general, han aumentado las asimetrías de poder, la desigualdad, la exclusión y las múltiples formas de discriminación.

Los defensores y defensoras alzan la voz en favor de la libertad de expresión, cuestionan el racismo y el patriarcado, condenan la tortura, luchan por la defensa de la tierra y el medio ambiente, exigen responsabilidades y construyen alternativas para lograr la justicia, la igualdad y la paz. Por su parte, gobiernos, grupos armados, empresas se esfuerzan en silenciar y desacreditar su labor para proteger sus intereses por encima de los derechos humanos, catalogándoles como delincuentes, indeseables, terroristas, antipatriotas o contrarios al desarrollo. Habitualmente se les criminaliza y se hace un uso indebido del derecho penal para paralizar sus reivindicaciones y debilitar sus organizaciones.

Cada día, numerosos defensores y defensoras sufren persecución, amenazas, encarcelamiento, torturas, asesinatos o son víctimas de desaparición forzada por su compromiso con la defensa de los derechos. Las mujeres defensoras sufren, además, un impacto diferenciado: violencia sexual, ataques a sus familias, se cuestiona su liderazgo como mujeres y cuentan con menos respaldo social y menor acceso a las medidas de protección existentes. Legislaciones y mecanismos de protección fallan a la hora de garantizar su vida, libertad sexual, integridad. Según Front Line Defenders desde que se adoptó la Declaración sobre Defensores y Defensoras de 1998, más de 3.500 defensores/as de los derechos humanos han sido asesinados/as por su labor pacífica de defensa de estos derechos.

El Mecanismo de la Unión Europea para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos en el periodo 2016 y 2017 ha publicado un total de 1.587 alertas, entre las que se incluyen 384 por homicidios,  842 por criminalización, 195 por amenazas, 91 por agresiones y 75 por medidas privativas de libertad. En al menos 22 países hubo personas a las que mataron por defender pacíficamente los derechos humanos, como periodistas, sindicalistas, abogados/as, defensores/as de derechos de las mujeres o de colectivo LGTBI y, sobre todo, a defensores/as del territorio y los bienes naturales comunes frente a la instalación de megaproyectos; en 63 países defensores y defensoras fueron objeto de campañas de desprestigio; en 68 países fueron objeto de arresto o detención solo por su labor pacífica; en 94 países recibieron amenazas o sufrieron agresiones.

Por todo ello, las organizaciones firmantes queremos reconocer de manera pública el papel fundamental de los defensores y defensoras, sus organizaciones y movimientos; y sus esfuerzos para realizar su labor en un contexto de gran violencia y deterioro democrático y protegerse de unos ataques cada vez más graves y frecuentes. Los Estados, por acción u omisión son responsables de las causas profundas que provocan estos ataques y deben  garantizar un espacio seguro en el que puedan desempeñar este papel crucial en condiciones de libertad y seguridad. Por todo lo anterior, exigimos a las autoridades públicas competentes que:

  • Reconozcan públicamente, al más alto nivel de Gobierno, el papel esencial que desempeñan los defensores y defensoras de derechos humanos.
  • Investiguen, procesen y, en su caso, condenen a los perpetradores de los ataques contra defensores/as de derechos humanos así como asegurar a las víctimas el acceso a una reparación efectiva.
  • Prioricen en la agenda política e institucional las iniciativas que permitan garantizar un espacio seguro para los defensores y defensoras, dando cumplimiento a lo dispuesto por la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Defensores de los Derechos Humanos.
  • Garanticen que las empresas, en sus territorios y en sus actuaciones en otros países, no violen los derechos humanos y que, en los casos en los que sí suceda, se indemnicen los daños y se depuren las responsabilidades.

Madrid, 12 diciembre de 2017

 

 

 

 

 

Protección integral para personas defensoras de derechos humanos y periodistas: La deuda del Estado mexicano.

Serapaz, ciudad de México, 26 de julio 2017.

El día de hoy el Espacio de Organizaciones de la Sociedad Civil Para la Protección de Personas Defensoras y Periodistas (Espacio OSC) presenta su tercer diagnóstico en torno a los avances y limitaciones en la implementación de la política destinada a la protección de las personas defensoras de derechos humanos y periodistas en México.

El informe “Protección integral para personas defensoras de derechos humanos y periodistas: la deuda del Estado mexicano” identifica los desafíos estructurales en el funcionamiento del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en México, así como la falta de una política integral para proteger y prevenir los riesgos que enfrenta este sector de la población.

Ante la escalada de agresiones, desprestigio y asesinatos en contra de personas defensoras de derechos humanos y periodistas que se ha presentado este año en México, el Espacio OSC presenta un análisis sobre los obstáculos y retos de la política destinada a protegerles. A continuación, enumeramos los elementos principales de análisis del tercer diagnóstico del Espacio OSC…

Ver/Descargar comunicado.

Ver/Descargar Informe.

España: Inmigrantes retenidos en condiciones precarias.

HRW, Julio 31, 2017

Detención automática y obstáculos a la solicitud de asilo.

(Milán) – Los solicitantes de asilo y otros inmigrantes que llegan por vía marítima a las costas españolas son retenidos en condiciones precarias y enfrentan obstáculos al solicitar asilo, señaló hoy Human Rights Watch. Permanecen días en celdas oscuras y húmedas en dependencias policiales y casi siempre son luego asignados automáticamente a establecimientos de detención inmigratoria a más largo plazo, a la espera de una deportación que podría no ocurrir nunca.

“Las celdas policiales oscuras, parecidas a jaulas, no son un lugar adecuado para retener a solicitantes de asilo e inmigrantes que llegan a España”, expresó Judith Sunderland, directora asociada para Europa y Asia Central de Human Rights Watch. “España está violando los derechos de los inmigrantes, y no hay evidencias de que esto sirva para disuadir a otros”.

La cantidad de solicitantes de asilo y otros inmigrantes que cruzan el Mediterráneo occidental hacia España está en aumento. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), entre el 1 de enero y el 26 de julio de 2017 llegaron 7.847 personas a las costas españolas, en comparación con las 2.476 que lo hicieron en ese mismo período de 2016.

Informe completo.

La integración de una perspectiva psicosocial en el trabajo de derechos humanos.

Maik Müller June 27, 2017

A través de mi trabajo con Peace Brigades International (PBI) (Brigadas Internacionales de Paz), he estado en contacto con varios miembros de ONG locales e internacionales que trabajan en temas de derechos humanos, pero pocas (si es que alguna) de estas organizaciones han integrado un enfoque claro para contrarrestar los efectos psicosociales negativos del trabajo de derechos humanos en contextos represivos.

Como consultor independiente, colaboré hace poco tiempo con PBI para documentar y sistematizar el trabajo que ha realizado PBI México durante los últimos 10 años. Nuestro estudio de caso indica que la inclusión de una perspectiva psicosocial puede ser un mecanismo importante para fortalecer las organizaciones de derechos humanos y a sus integrantes. En nuestras encuestas y entrevistas, antiguos miembros y miembros actuales de la organización dieron una variedad de ejemplos de cómo la integración de una perspectiva psicosocial, además del uso de protocolos y herramientas específicos, llevó a un aumento de la resiliencia, una reducción de los conflictos internos y mejoras en el trabajo de seguridad y protección.

Las entrevistas y encuestas también revelaron que la sensibilización y la concienciación acerca de los efectos psicosociales de la violencia política (y del trabajo de derechos humanos en esos contextos) son elementos clave: las personas que están conscientes de los efectos psicosociales de la represión están más dispuestas a priorizar un autocuidado adecuado.

Artículo completo y Estudio de caso.

Nuevas amenazas contra los defensores de los derechos humanos requieren nuevos tipos de protección.

Padre Melo, July 11, 2017

Más allá de las historias trágicas y de las estadísticas impresionantes acerca de los defensores del medio ambiente y de los derechos humanos atacados y asesinados en Mesoamérica, hay una realidad cada vez más compleja y un grande desafío: ¿cómo los activistas pueden mejor protegerse cuando desafiados por las amenazas y la violencia de actores ocultos y de un estado cómplice? Esta fue la pregunta clave hecha por el Fondo para los Derechos Humanos Mundiales y JASS (Just Associates) a un grupo de defensores, financiadores y organizaciones internacionales reunidas en la Ciudad de México, en enero de 2017.

Nuestras reflexiones, capturadas en un corto y un reportaje aquí, nos llevaron a ver la necesidad de un análisis más profundo del poder, género y raza de los actores y estructuras que perpetúan esta violencia. Como financiadores y organizaciones de protección, nuestra tarea es orientar nuestro apoyo técnico y financiamiento a las estrategias de protección colectiva lideradas por la comunidad que los defensores consideren más efectivas en su contexto. La tarea de los defensores de la región es articulada a continuación por el defensor hondureño Padre Melo, del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), y en las entrevistas realizadas con Claudia Samayoa (UDEFEGUA, Guatemala), Miriam Miranda (OFRANEH, Honduras) y Abel Herrera (CDHM Tlachinollan, México).

 – James Savage and Ana Paula Hernández

[…]

¿Cómo proteger a las personas defensoras de derechos humanos? Durante décadas, los Estados de Centroamérica han aprobado mecanismos protectores de defensoras y defensores. Si fuese por legislación, los Estados mesoamericanos deberían catalogarse como defensores de derechos humanos. Conviene siempre apelar a dichos instrumentos, sin embargo, los Estados están incapacitados para dar cumplimiento a las leyes y mecanismos que aprueban si su función y su quehacer están remitidos a proteger a los poderosos de la sociedad.

La única alternativa es que la protección de los defensores y defensoras resida primordialmente en ellos mismos—especialmente a través de la protección comunitaria y colectiva—y en su capacidad de analizar su entorno, de establecer alianzas y de dar una dimensión politizada a su labor. Desde este punto de vista, hay algunas tareas fundamentales que las organizaciones defensoras de derechos humanos tienen que realizar…

Artículo completo.