Ansur es una Runa, letra del alfabeto de los pueblos nórdicos, empleada con propósitos mágicos además de como simple alfabeto. Significa palabra, conversación, acogida, relación.

QUIENES SOMOS

Un equipo de trabajo que quiere aportar en la transformación de las condiciones sociales, económicas y políticas que vulneran los derechos fundamentales a través del acompañamiento y apoyo a personas y organizaciones a las personas y organizaciones vinculadas fundamentalmente con la defensa de los derechos humanos y la construcción de paz.

CON QUIÉN TRABAJAMOS

Vamos tejiendo redes con organizaciones sociales y comunidades, vinculadas fundamentalmente con la defensa de los derechos humanos y la construcción de paz. Acompañamos a organizaciones e instituciones que promueven cambios y transformaciones.

QUÉ PRETENDEMOS

  • Fortalecer a organizaciones, comunidades y personas que trabajan por la defensa de los derechos humanos, desde una perspectiva psicosocial y de género.
  • Apoyar en la construcción de herramientas de protección, pensada como integridad física y emocional para el desarrollo del trabajo de las organizaciones.
  • Promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer en las organizaciones.
  • Incorporar y consolidar herramientas psicosociales que aporten a una práctica política situada en los contextos, que atiende lo relacional y emocional de los colectivos y las personas.

ENFOQUE CONCEPTUAL

Nos reconocemos en:

  • La perspectiva psicosocial entendida como una práctica política que atiende lo relacional y emocional de los colectivos y las personas situadas en los diferentes contextos.
  • Un enfoque de derechos, basado en el reconocimiento de los derechos humanos y en la fuerza de la gente para exigirlos y recrearlos donde estos son vulnerados.
  • La perspectiva de género que hace énfasis en desvelar, interpelar y transformar las relaciones de poder, subordinación e invisibilización, basadas en el género.
  • El trabajo en equipo. Optamos no solo por trabajar con grupos, sino desde un grupo, usando el consenso como fórmula de toma de decisiones.

PROPUESTA METODOLÓGICA

Tomamos en cuenta los aprendizajes y desarrollos de diferentes corrientes y pensamientos como la educación popular, la IAP-Investigación-Acción-Participación y la educación para la paz.

Destacamos las siguientes metodologías:

  • Partimos de las experiencias y conocimientos previos sobre cuya base se entiende e interpreta lo nuevo. Esto implica, en gran medida garantizar que se visibilizan los recursos propios. Paulo Freire decía: ”nadie sabe todo, nadie ignora todo, aprendemos entre todos y todas, mediatizados por el mundo, por la realidad”. Desde ahí, la apuesta decidida por metodologías participativas proceso que involucra a las personas de manera activa, partiendo de valores como igualdad, justicia y responsabilidad en la toma de decisiones.
  • Atender a lo organizativo, al tejido social, entendido como una red compleja de relaciones, donde las personas forman parte de un sistema social común, comparten creencias, valores, lecturas del mundo, ideas y objetivos y tienen sentido de pertenencia. La organización transforma, produce, reúne, mantiene y sostiene.
  • Hacia experiencias transformadoras con una mirada de proceso: cualquier intervención tiene el objeto de convertirse en una experiencia, es decir, en un hacer reflexionado, que valida las prácticas, rescata las fortalezas, anima a nuevos aprendizajes y recrea las relaciones.

POR EL DERECHO A DEFENDER DERECHOS

La Comunidad Internacional ha llegado al acuerdo de promover y proteger los derechos humanos. Todos los Estados deben adoptar las medidas necesarias para que toda la ciudadanía pueda disfrutar de estos derechos en condiciones de libertad y seguridad. Sin embargo, en el mundo en el que vivimos no solo abundan las guerras y dictaduras, sino que las democracias son cada vez más débiles, y los espacios para la sociedad civil se van cerrando. En general, han aumentado las asimetrías de poder, la desigualdad, la exclusión y las múltiples formas de discriminación.

Los defensores y defensoras alzan la voz en favor de la libertad de expresión, cuestionan el racismo y el patriarcado, condenan la tortura, luchan por la defensa de la tierra y el medio ambiente, exigen responsabilidades y construyen alternativas para lograr la justicia, la igualdad y la paz. Por su parte, gobiernos, grupos armados, empresas se esfuerzan en silenciar y desacreditar su labor para proteger sus intereses por encima de los derechos humanos, catalogándoles como delincuentes, indeseables, terroristas, antipatriotas o contrarios al desarrollo. Habitualmente se les criminaliza y se hace un uso indebido del derecho penal para paralizar sus reivindicaciones y debilitar sus organizaciones.

Cada día, numerosos defensores y defensoras sufren persecución, amenazas, encarcelamiento, torturas, asesinatos o son víctimas de desaparición forzada por su compromiso con la defensa de los derechos. Las mujeres defensoras sufren, además, un impacto diferenciado: violencia sexual, ataques a sus familias, se cuestiona su liderazgo como mujeres y cuentan con menos respaldo social y menor acceso a las medidas de protección existentes. Legislaciones y mecanismos de protección fallan a la hora de garantizar su vida, libertad sexual, integridad. Según Front Line Defenders desde que se adoptó la Declaración sobre Defensores y Defensoras de 1998, más de 3.500 defensores/as de los derechos humanos han sido asesinados/as por su labor pacífica de defensa de estos derechos.

El Mecanismo de la Unión Europea para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos en el periodo 2016 y 2017 ha publicado un total de 1.587 alertas, entre las que se incluyen 384 por homicidios,  842 por criminalización, 195 por amenazas, 91 por agresiones y 75 por medidas privativas de libertad. En al menos 22 países hubo personas a las que mataron por defender pacíficamente los derechos humanos, como periodistas, sindicalistas, abogados/as, defensores/as de derechos de las mujeres o de colectivo LGTBI y, sobre todo, a defensores/as del territorio y los bienes naturales comunes frente a la instalación de megaproyectos; en 63 países defensores y defensoras fueron objeto de campañas de desprestigio; en 68 países fueron objeto de arresto o detención solo por su labor pacífica; en 94 países recibieron amenazas o sufrieron agresiones.

Por todo ello, las organizaciones firmantes queremos reconocer de manera pública el papel fundamental de los defensores y defensoras, sus organizaciones y movimientos; y sus esfuerzos para realizar su labor en un contexto de gran violencia y deterioro democrático y protegerse de unos ataques cada vez más graves y frecuentes. Los Estados, por acción u omisión son responsables de las causas profundas que provocan estos ataques y deben  garantizar un espacio seguro en el que puedan desempeñar este papel crucial en condiciones de libertad y seguridad. Por todo lo anterior, exigimos a las autoridades públicas competentes que:

  • Reconozcan públicamente, al más alto nivel de Gobierno, el papel esencial que desempeñan los defensores y defensoras de derechos humanos.
  • Investiguen, procesen y, en su caso, condenen a los perpetradores de los ataques contra defensores/as de derechos humanos así como asegurar a las víctimas el acceso a una reparación efectiva.
  • Prioricen en la agenda política e institucional las iniciativas que permitan garantizar un espacio seguro para los defensores y defensoras, dando cumplimiento a lo dispuesto por la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Defensores de los Derechos Humanos.
  • Garanticen que las empresas, en sus territorios y en sus actuaciones en otros países, no violen los derechos humanos y que, en los casos en los que sí suceda, se indemnicen los daños y se depuren las responsabilidades.

Madrid, 12 diciembre de 2017

 

 

 

 

 

Protección integral para personas defensoras de derechos humanos y periodistas: La deuda del Estado mexicano.

Serapaz, ciudad de México, 26 de julio 2017.

El día de hoy el Espacio de Organizaciones de la Sociedad Civil Para la Protección de Personas Defensoras y Periodistas (Espacio OSC) presenta su tercer diagnóstico en torno a los avances y limitaciones en la implementación de la política destinada a la protección de las personas defensoras de derechos humanos y periodistas en México.

El informe “Protección integral para personas defensoras de derechos humanos y periodistas: la deuda del Estado mexicano” identifica los desafíos estructurales en el funcionamiento del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en México, así como la falta de una política integral para proteger y prevenir los riesgos que enfrenta este sector de la población.

Ante la escalada de agresiones, desprestigio y asesinatos en contra de personas defensoras de derechos humanos y periodistas que se ha presentado este año en México, el Espacio OSC presenta un análisis sobre los obstáculos y retos de la política destinada a protegerles. A continuación, enumeramos los elementos principales de análisis del tercer diagnóstico del Espacio OSC…

Ver/Descargar comunicado.

Ver/Descargar Informe.

España: Inmigrantes retenidos en condiciones precarias.

HRW, Julio 31, 2017

Detención automática y obstáculos a la solicitud de asilo.

(Milán) – Los solicitantes de asilo y otros inmigrantes que llegan por vía marítima a las costas españolas son retenidos en condiciones precarias y enfrentan obstáculos al solicitar asilo, señaló hoy Human Rights Watch. Permanecen días en celdas oscuras y húmedas en dependencias policiales y casi siempre son luego asignados automáticamente a establecimientos de detención inmigratoria a más largo plazo, a la espera de una deportación que podría no ocurrir nunca.

“Las celdas policiales oscuras, parecidas a jaulas, no son un lugar adecuado para retener a solicitantes de asilo e inmigrantes que llegan a España”, expresó Judith Sunderland, directora asociada para Europa y Asia Central de Human Rights Watch. “España está violando los derechos de los inmigrantes, y no hay evidencias de que esto sirva para disuadir a otros”.

La cantidad de solicitantes de asilo y otros inmigrantes que cruzan el Mediterráneo occidental hacia España está en aumento. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), entre el 1 de enero y el 26 de julio de 2017 llegaron 7.847 personas a las costas españolas, en comparación con las 2.476 que lo hicieron en ese mismo período de 2016.

Informe completo.

La integración de una perspectiva psicosocial en el trabajo de derechos humanos.

Maik Müller June 27, 2017

A través de mi trabajo con Peace Brigades International (PBI) (Brigadas Internacionales de Paz), he estado en contacto con varios miembros de ONG locales e internacionales que trabajan en temas de derechos humanos, pero pocas (si es que alguna) de estas organizaciones han integrado un enfoque claro para contrarrestar los efectos psicosociales negativos del trabajo de derechos humanos en contextos represivos.

Como consultor independiente, colaboré hace poco tiempo con PBI para documentar y sistematizar el trabajo que ha realizado PBI México durante los últimos 10 años. Nuestro estudio de caso indica que la inclusión de una perspectiva psicosocial puede ser un mecanismo importante para fortalecer las organizaciones de derechos humanos y a sus integrantes. En nuestras encuestas y entrevistas, antiguos miembros y miembros actuales de la organización dieron una variedad de ejemplos de cómo la integración de una perspectiva psicosocial, además del uso de protocolos y herramientas específicos, llevó a un aumento de la resiliencia, una reducción de los conflictos internos y mejoras en el trabajo de seguridad y protección.

Las entrevistas y encuestas también revelaron que la sensibilización y la concienciación acerca de los efectos psicosociales de la violencia política (y del trabajo de derechos humanos en esos contextos) son elementos clave: las personas que están conscientes de los efectos psicosociales de la represión están más dispuestas a priorizar un autocuidado adecuado.

Artículo completo y Estudio de caso.