Manual para prevenir la criminalización de los defensores del derecho a la tierra y el territorio.

Pensamiento y Acción Social (PAS) y Protection International (PI) publican el manual para prevenir la criminalización de los defensores del derecho a la tierra y el territorio. Este texto ofrece elementos prácticos y de reflexión para los defensores rurales y sus comunidades, sobre cómo la estigmatización, criminalización y judicialización son utilizadas para desestabilizar y debilitar sus procesos organizativos de defensa de derechos, caracterizándose como una estrategia más para consolidar el despojo de sus tierras.

Los defensores se enfrentan a diferentes tipos de riesgos y agresiones. Quienes se oponen a su trabajo, buscan inmovilizarlos, atemorizarlos, detener sus procesos de defensa de la tierra y, así, consolidar sus proyectos.

Por lo anterior, se espera que el manual sirva como una herramienta de fortalecimiento de la labor de los defensores rurales, que continúan resistiendo pacíficamente y luchando por la defensa legítima de sus derechos y su permanencia en el territorio.

Ver/Descargar.

Marta, la de la Lopez. Así aprendí, así desaprendí.

El libro “Marta, la de la Lopez. Así aprendí, así desaprendí”, escrito por Virginia Marta Velázquez y Melissa Cardoza y editado por la Red Nacional de Defensoras, narra la historia de lucha de una mujer, Marta Velàzquez, feminista y defensora de derechos humanos, con el objetivo de, en palabras de la propia Marta: “escucharnos, recuperar nuestra palabra, reconocernos y reconocer en otras el fantástico poder de transformar el mundo”. Y recuperar las palabras, nos dice Yéssica Trinidad, coordinadora de la Red Nacional de Defensoras, en el prólogo: “pasa por contar lo que muchas mujeres defensoras hacen en sus territorios, no solo en los momentos de las alertas y crisis, sino contar la historia desde la mirada de las mujeres, nombrar a esas que han caminado antes y junto a nosotras y que lo siguen haciendo”.

Ver/Descargar.

La última marcha de las FARC

Durante sus 18 años como miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Germán se acostumbró a caminar por la selva durante días y a subir montañas cargando una pesada mochila, con un AK-47 cruzándole el pecho.

Pero esta semana, mientras él y miles de combatientes se preparan para hacer el viaje final de una guerra de 52 años de duración, este curtido guerrillero se ve embargado por la expectativa y la inquietud. “La batalla a la que nos enfrentamos ahora es bien distinta”, dice Germán, de 34 años y exmiembro de un experimentado comando de seguridad de las F ARC.

En un campamento provisional del grupo guerrillero, cerca de uno de los sitios de desmovilización, Mauricio Jaramillo, excomandante del poderoso Bloque Oriental de las FARC, le da un breve informe de situación antes del amanecer a los 190 rebeldes apostados allí.  “Empiecen a empacar sus cosas”, dice a las tropas dentro de una enorme tienda abierta que sirve de aula, salón de reuniones y sala para ver televisión. “Nos estamos preparando para nuestra última marcha”, afirma.

Ver noticia completa.

Honduras: el país más peligroso del mundo para el activismo ambiental.

El 2 de marzo de 2016, hombres armados irrumpieron en plena noche en casa de la activista ambiental Berta Cáceres y la mataron a tiros. Cáceres había dedicado varios años al intento de detener la construcción de una presa hidroeléctrica en la tierra de su comunidad en Intibucá, en el oeste de Honduras, la cual ponía en peligro una fuente de agua vital y sagrada para el pueblo indígena lenca. Menos de un año antes de su muerte, había pronunciado un discurso conmovedor ante un auditorio abarrotado cuando le entregaron el Premio Goldman de Medio Ambiente de 2015 por su excepcional valentía en el ámbito del activismo ambiental. Cáceres dedicó su galardón a «las y los mártires por la defensa de los bienes naturales» y añadió: «la Madre Tierra, militarizada, cercada, envenenada, […] nos exige actuar». Desgraciadamente, ni siquiera ser el centro de la atención internacional fue suficiente para salvarla.

Encajonado entre Guatemala y Nicaragua, en la costa caribeña, Honduras es un país cubierto de bosques y rico en minerales valiosos. Sin embargo, los beneficios que se obtienen de esta riqueza natural solo los disfruta un porcentaje muy reducido de la sociedad. Honduras tiene los niveles más altos de desigualdad de toda América Latina: cerca de 6 de cada 10 hogares de las zonas rurales viven en condiciones de pobreza extrema, con menos de 2,50 dólares estadounidenses (USD) al día.

En este informe se documentan los estremecedores niveles de violencia e intimidación que sufren las comunidades rurales por oponerse a la imposición de presas, minas, tala o agricultura en sus tierras, proyectos controlados por élites ricas y poderosas, entre las que se encuentran miembros de la clase política. Las causas fundamentales de estos abusos son la corrupción generalizada y el incumplimiento de una consulta adecuada a los afectados por estos proyectos.

Ver/Descargar resumen ejecutivo.

Ver/Descargar informe completo.

Una investigación culpa a las élites hondureñas de los asesinatos de activistas.

eldiario,

Importantes figuras políticas y magnates comerciales están implicados en la ola de violencia contra activistas medioambientales en Honduras. Así lo confirma una investigación llevada a cabo por la organización Global Witness, que asegura que las élites del país están utilizando métodos criminales para aterrorizar a las comunidades con total impunidad.

Al menos 123 activistas medioambientales han sido  asesinados en Honduras desde que un golpe de Estado expulsó del poder al presidente Manuel Zelaya. Muchas de las víctimas han sido miembros de comunidades indígenas y rurales que se oponen a grandes proyectos en sus territorios.

El asesinato el año pasado de la activista indígena Berta Cáceres, que ganó el prestigioso galardón medioambiental Goldman en 2015, desencadenó una condena internacional, pero Honduras ha fracasado a la hora de poner fin al derramamiento de sangre.

A Cáceres la mataron a tiros después de años de amenazas de muerte y de persecución por parte del Estado. Las amenazas y la persecución fueron consecuencia de su campaña contra la presa hidroeléctrica Agua Zarca (que recibe financiación internacional) en el río Gualcarque, un lugar sagrado para el pueblo Lenca.  Dos de sus compañeros han sido asesinados desde entonces.

Noticia completa.

Ver/Descargar informe.