Parteras indígenas: la clave contra la mortalidad materna en Honduras.

publico, 25/09/2016, Leire Regadas

Las parteras son personas de confianza para las mujeres que deciden dar a luz en sus casas por falta de recursos para acceder a un hospital o por tabús acerca del cuerpo. Atienden nacimientos sin formación reglada, pero en el club ‘Educando para salvar vidas’ están adquiriendo conocimientos médicos para prevenir partos de riesgo. En Honduras hay entre 120 y 140 muertes por cada 100.000 nacidos, según las Naciones Unidas.

“La embarazada se levantó de la camilla para ir al servicio y vi cómo un pie del bebé salía. El niño venía atravesado. La tumbé de nuevo, me unté la mano con aceite y tiré del otro pie, hasta que el cuerpo quedó fuera, pero la cabecita dentro. La mujer rogaba “¡sáquemelo, doña Felicita!”, pero si tiraba del niño, el cuellito se le partiría. Yo lloraba junto a ella, sabía que el niño iba a morir. Pero al final, de tanto hacerle masajitos en la barriga, el bebé salió vivo. Fue un milagro”.

Felicita Gonzales lleva más de 30 años ejerciendo como partera y su testimonio es sólo un ejemplo de los partos de riesgo que asisten mujeres como ella. Atienden más de la mitad de los nacimientos de la zona sin formación reglada, pero con la experiencia de los años y saberes ancestrales. Son personas de confianza para las mujeres de las comunidades, que deciden dar a luz en sus casas por falta de recursos para acceder a un hospital, por tabús acerca del cuerpo o por miedos fundados en chismes sobre los hospitales.

La Asociación Para el Desarrollo de Occidente (ASODOC) ha impulsado junto con la cooperativa COMIPRONIL el club Educando para salvar vidas con el objetivo de prevenir la mortalidad materna en la región de La Esperanza. Las parteras se reúnen mensualmente con enfermeras para intercambiar experiencias y recibir información sobre los signos de peligro en el embarazo y el puerperio, la importancia de la nutrición, la detección de plantas abortivas y la violencia de género. “Algunas personas piensan que queremos hacer desaparecer la figura de las parteras, pero es todo lo contrario, queremos trabajar junto a ellas para evitar más muertes” asegura Ricardo Fiallos, presidente de la asociación.

Noticia completa.

Los delitos ambientales podrán ser juzgados como crímenes contra la humanidad.

publico, Lucía Villa, 21/09/2016

MADRID. -Los gobiernos o individuos responsables de delitos contra el medio ambiente, el acaparamiento de tierras o la explotación ilegal de los recursos naturales podrán ser, a partir de ahora, perseguidos y juzgados por la legislación internacional.

La Corte Penal Internacional (CPI), el tribunal internacional permanente encargado de juzgar casos de crímenes de agresión, de guerra, de lesa humanidad y genocidio, ha incluido estos nuevos criterios entre los delitos de su competencia, en un documento que se hizo público la semana pasada y que ha sido aplaudido por las organizaciones de derechos humanos.

“El impacto de los crímenes puede evaluarse a la luz de, entre otras cosas, el aumento de la vulnerabilidad de las víctimas, el terror causado en consecuencia, o el daño social, económico o medioambiental causado a las comunidades afectadas. En este contexto, la Oficina prestará especial consideración a la persecución de los crímenes comprometidos a través del Estatuto de Roma o que tengan como resultado la destrucción del medio ambiente, la explotación ilegal de los recursos naturales o el despojo ilegal de las tierras”, señala la Corte Penal Internacional.

Noticia completa.

Empleados de una empresa minera atacan a la premio Goldman de Perú

elpais,Jacqueline Fowks, Lima,

Una vez más la empresa minera Yanacocha destruyó sembríos en el terreno de Máxima Acuña, la agricultora peruana que recibió este año el más importante galardón medioambiental, el premio estadounidense Goldman, por defender su propiedad frente a la compañía que ansía su terreno hace cinco años para el proyecto minero Conga, encarpetado por la matriz Newmont desde mayo. Su esposo e hijos reportaron que debido a los golpes que sufrió la mañana del domingo, por parte de trabajadores de la minera, requería urgente atención médica en la ciudad.

Yanacocha compró tierras colindantes a las de Acuña en la última década en la región Cajamarca para extraer oro y cobre, la concesión minera que logró incluye varias lagunas que surten de agua a comunidades.

“Solo estaban mis padres en casa, ellos no manejan bien los celulares, pero la empresa está allí a diario con su personal de vigilancia y detectan cuando no hay más personas. A las 10 de la mañana entraron (al terreno) a destruir la siembra y cuando se han acercado a reclamar, la han agarrado a ella de las manos y con los escudos la han golpeado”, relató por teléfono a EL PAÍS Ysidora Chaupe Acuña, hija mayor de la agricultora.

Noticia completa.